Cuenca, ciudad saludable

- 03 de noviembre de 2018 - 00:00

La Organización Mundial y Panamericana de la Salud han declarado a Cuenca Ciudad Saludable, luego de un estricto proceso de evaluación. La ciudad es la primera Ciudad saludable del Ecuador. La salud es la satisfacción de necesidades físicas, culturales y sociales.

El alimento - seguridad y soberanía alimentaria - con su producción y distribución, mercados y supermercados, cafeterías y restaurantes, todos adecuados, limpios, amigables; control de bebidas y comidas. Cuidado de la calidad de agua y sus fuentes, con eliminación y procesamiento de aguas servidas. Salud sexual y procreativa, con programas de educación; vida familiar con vivienda apropiada. Vida de relación en el trabajo con armonía entre los seres humanos y el cuidado del ambiente y el paisaje. 

Buenas condiciones de calles, veredas, parques y espacios de espacios recreativos verdes que superen nueve metros cuadrados por habitante. Ciudad limpia. Cuidado de la identidad cultural mediante la creación artística. Equidad de género, étnica y generacional. Seguridad.  Servicios estatales, centrales y locales, con redes de agua, eléctricas, electrónicas. Vías y medios de comunicación.

La salud es colectiva, forjada mediante la capacidad de conocimiento científico respaldado por sus centros académicos.  Respeto a las creencias (iglesias y conventos). Museos y auditorios de producción artística.  Buenos servicios sociales de educación, atención médica, vivienda, bienestar social, públicos y privados y otros comerciales y financieros.

Los anteriores y otros constituyen indicadores de calidad de vida.  Cuenca aporta además al país y al mundo nuevos indicadores: su patrimonio con la adicional pródiga belleza de su naturaleza con cuatro ríos que la nutren y la cantan. La acogida a los jubilados extranjeros para radicarse en ella. Solo de Estados Unidos dice el Embajador que hay 5.000 ciudadanos. El cine, su Festival Orquídea y múltiples eventos artísticos y académicos. La Universidad del Adulto Mayor.

Haldam Malher, Director de la OMS que visitara Cuenca después de Alma Ata hace 40 años y volvió a hacerlo en 2005 en la Asamblea Mundial de Salud de los Pueblos, estaría feliz, como estará el Alcalde, las autoridades de salud y todos los cuencanos. (O)