El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Lun.12/Abr/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Cristian Bravo Gallardo

Octubre

17 de octubre de 2020 00:00

Un año ha pasado de los días críticos atravesados por el país, producto de la movilización de transportistas a nivel nacional, a la cual se sumó el sector indígena, y que terminó de manera muy violenta.

Las manifestaciones desarrolladas en octubre del 2019, estuvieron motivadas por medidas dadas a conocer por el Gobierno en materia económica. Dichos anuncios estaban orientados a estructurar un proceso de consolidación y sostenibilidad fiscal.

Quienes rechazaron las medidas, anunciaron que estas medidas provocarían un impacto directo en el costo de vida de las clases populares, mayor privatización y más recesión.

El Gobierno no logró posicionar adecuadamente en la opinión pública la necesidad de tomar dichas acciones, lo cual fue aprovechado por los grupos políticos responsables de la crisis económica, quienes encontraron en los anuncios del Gobierno, el escenario ideal para generar caos y tensión en la opinión pública.

La violencia generada y no controlada permitió la infiltración de grupos vandálicos, motivados por falsos liderazgos, que han buscado durante estos años la desestabilización de nuestro frágil régimen democrático. Los ecuatorianos debemos rechazar la desestabilización de la democracia y aunar esfuerzos que permitan el fortalecimiento del diálogo.

La democracia en América Latina y en Ecuador, se mantiene amenazada por un populismo que ejerce de manera permanente una manipulación en los sectores más vulnerables. Las plataformas sociales se han convertido actualmente en las herramientas para el desarrollo de  ese proceso, pues permiten la amplificación de discursos divisionistas. 

Hoy los gobiernos y las instituciones en general se enfrentan a nuevos retos, desde la ciudadanía se exige una comunicación directa y transparente de la información generada. Lo ocurrido en octubre de 2019 en varios países de la región así lo evidenció.

Las más leídas