No es la comunicación, es la política

- 22 de enero de 2018 - 00:00

Muchos meses atrás, inmediatamente después el anuncio de la visita de Francisco a Chile y Perú las críticas al Papa, primero disimuladas de escepticismo y luego directamente transformadas en cuestionamientos, se multiplicaron en los medios de comunicación de Argentina. Varios de los principales columnistas de medios adictos y sensibles al catolicismo y a su jerarquía no ocultaron malestar por lo que adjetivaron como una desconsideración de Bergoglio con sus compatriotas por eludir a la Argentina como destino de sus viajes, para luego seguir subiendo el tono de la crítica para terminar acusando al Papa directamente de ofender a sus compatriotas.

Quienes aplaudían al cardenal Bergoglio por sus actitudes críticas al gobierno de Néstor Kirchner e instalaban al entonces cardenal de Buenos Aires -aún contra su deseo- como “líder de la oposición”, hoy se quejan amargamente del papa Francisco a quien le atribuyen una actitud por lo menos desconsiderada con el gobierno de Macri y proclive a respaldar los reclamos sociales de quienes demandan por sus derechos. “El aporte del Papa a la realidad de nuestro país hay que encontrarlo en su abundante magisterio y en sus actitudes como pastor, no en interpretaciones tendenciosas y parciales que solo agrandan la división entre los argentinos”, señaló la Comisión Ejecutiva del Episcopado.

No solo es el Papa. También los obispos. Hecho que agrava la situación y que también fue advertido por los voceros mediáticos. Lo señaló también el arzobispo Fernández en su nota en el diario La Nación. “En la sociedad donde ha crecido la intolerancia y nuevos modos de censura. Por eso muchos optan por no opinar acerca de graves temas sociales, porque opinar es verse expuesto a una catarata de descalificaciones y sospechas”.

La cobertura noticiosa y periodística de la visita del Papa a Chile y a Perú configuró una ostensible manifestación de hostilidad comunicacional hacia Francisco. Los estrategas de la  batalla política que hoy se libra a través de la comunicación ahora eligieron como blanco al Papa y a todos aquellos que coincidan o se alimenten de sus ideas y propuestas. Y si bien se ataca a Francisco como persona buscando minar su crédito entre las audiencias, lo que realmente se combate son sus ideas contrarias al modelo económico, político y cultural que hoy avanza en Argentina. No es un problema comunicacional... es la política. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: