¡Nicaragua, Nicaragüita...!

- 28 de septiembre de 2018 - 00:00

¡Érase una chavala llamada revolución…! Eso era hace 40 años de esta gesta histórica y heroica latinoamericana en Nicaragua que el imperio logró enterrar 10 años después, con la complicidad o pasividad de muchos países, mucha gente y la ayuda del empresariado nacional.

Pero la revolución no muere cuando se sigue empobreciendo a la gente, explotándola, saqueándola, humillándola, marginándola… sino que resucita siempre cuando menos se espera. Es lo que está pasando en Nicaragua. La desinformación nos hizo creer que la pareja presidencial Ortega-Murillo hacía bien las cosas durante una década, cuando no eran más que agentes del liberalismo norteamericano.

Nuevamente los jóvenes nicaragüenses dijeron: “¡Basta ya: se acabó!”. Y resurge la revolución, o sea la segunda insurrección popular nicaragüense, que dura 5 meses y cuenta sus 300 muertos, sus miles de heridos y encarcelados por los paramilitares gobiernistas.

Lo que viene no será “revolución sandinista”, ya que con Ortega-Murillo se ha prostituido la palabra. Pero sí se inspirará de las horas gloriosas del sandinismo de hace 50 años. Felizmente, hoy como ayer, participan muchos cristianos, cristianos de a pie y cristianos de sotana porque el clero nicaragüense tomó en serio su opción por los pobres, los muertos, los heridos, los hambrientos, los sedientos, los harapientos, los encarcelados, los torturados…

¡Cómo se puede cambiar así de camiseta y de camioneta! Ayer Ortega era presidente valiente de la revolución sandinista, pero hoy es presidente traidor, adicto del imperialismo yanqui. Uno se pregunta cómo es posible. Sí, hermano, es posible. Allí está la muestra, como en otros países de América Latina hoy. Pero nuevamente la llama de la insurrección popular ha de recorrer Latinoamérica, como ocurre en Venezuela y Brasil.

Recordemos lo que Jesús decía a Nicodemo: “El viento sopla donde quiere, y tú oyes su silbido, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va”. Y nosotras y nosotros, ¿sabremos escuchar de dónde viene el viento y a dónde va?... para seguirlo. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: