Maduro se queda solo

- 13 de enero de 2019 - 00:00

Después de la muerte de Hugo Chávez, nadie ocupa su enorme espacio vacío. Tampoco nadie podría con el descenso de los precios del petróleo.

Su canciller Nicolás Maduro se hizo cargo de la presidencia en medio de cuestionamientos de fraude en las elecciones y el jueves se posesionó otra vez como presidente este torpe heredero, sin el apoyo del primer poder representativo del Estado, en manos del presidente del poder judicial y a espaldas de la comunidad internacional. Nadie reconoce a Maduro como presidente, salvo una muchedumbre de funcionarios, subsidiados y otros pagados por el gobierno revolucionario.

El Grupo de Lima fue el primer organismo internacional que encendió las alertas. Aseguró que la posesión es ilegítima y por tanto dictatorial, que el único poder con capacidad de recuperar la democracia en Venezuela es la denostada Asamblea Nacional, dominada por la oposición, y que la Asamblea Constituyente, dominada por el chavismo para sostenerlo, es un órgano desnudo de validez.

El Grupo de Lima es un acuerdo de más de una docena de países, compuesto por algunas de las principales economías y poblaciones del continente americano que ha liderado la propuesta internacional de rescate de la sociedad venezolana del secuestro que vive desde hace dos décadas.

Ecuador asumió una posición digna, no envió una delegación que testificara la investidura y, por tanto, el mensaje diplomático que se envía es que este país desconoce la legitimidad de ese mandato, la validez de esa presidencia y la usurpación del poder presidencial en Venezuela.

El Gobierno de Ecuador debe pedir el ingreso al Grupo de Lima, formar parte de la organización, denunciar la crisis humanitaria que este país quebrado por  la misma ideología ha tenido que enfrentar con sus propios recursos, luchar frontalmente en contra del narcotráfico, la protección a delincuentes y el lavado de activos que surgen desde el secuestro de Venezuela y presionar por una salida democrática en un país rico en recursos humanos y minerales, pero destruido por una revolución que nunca fue. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: