Los ricos no emigran

- 01 de agosto de 2018 - 00:00

Verdad elocuente. Un hallazgo de lo más obvio, porque el capital de exclusiva corbata de seda y alma VIP, apenas cambia de geografía nacional, la bienvenida es para que suelte guita en proyectos. Al revés, si se van miles de chiros a buscar su Madre de Dios adonde sea, solo duele cuando algún periodista social cuenta los huidos del paraíso de la nada.

Los funcionarios del Estado dicen que se conduelen, pero continúan en el mismo experimento fallido o transforman en héroes y heroínas esas tragedias humanas de sus fallas. ¿Cínicos? No, caraduras. La emigración no sueña el sueño de hacerse ricos, apenas quieren ablandar el tránsito por esta vida barrial y futbolera. Es sobrevivencia o aprisionar el derecho a dormir sin los despertares angustiosos. U olvidarse del horóscopo que jamás acierta con su animoso optimismo.

Los ricos, incluso aquellos que se llevaron la guita de todos, no emigran, mudan a ciudades donde el anonimato les garantiza el incuestionable peso moral del buen capitalista, aquel de las revistas del corazón financiero. Años después sermonean sobre “emprendimientos” populares con tales maravillas de verba que la gente disfruta en el coffee breake del milagro próximo.

¡Tremendo cuenteo político! Otra verdad: no todos los capitalistas son ricos. En las dudas entre Adam Smith y Karl (Carlitos de Tréveris) Marx, Deng Xiaoping propuso la fórmula proveniente del más recóndito cerebro reptiliano, pasando por el pasional y posesionado en el emocional: “enriquecerse es glorioso”. Y tenía razón Carlitos: “la historia de la humanidad es la historia de la lucha de clases sociales”. Nadie quiere ser de la clase capitalista pobre ni siquiera el más radical de los comunistas.

La clase emigrante, un renglón social por debajo del proletariado de los sindicatos, va a buscar el mercado laboral allá, donde encuentre compradores de su know how acumulado en las insatisfacciones políticas de nuestro país. Y para variar aquellas continúan en estas semanas ecuatorianas. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: