Ecuador, 04 de Febrero de 2023
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Mauricio Riofrío Cuadrado

Los nuevos trinos de Twitter

13 de noviembre de 2022 - 00:00

Al filo de la navaja Elon Musk pagó por la red del pajarito, 44 mil millones de dólares que se dice rápido y se escribe fácil, sin embargo, es un monto mayor a los presupuestos de muchos estados nacionales del planeta. Los cambios e innovaciones de esta red social son una necesidad ineludible, simple y sencillamente porque el consumo de redes sociales en esta época, se ha vuelto tan primordial como el consumo del agua, claro está que, tanto la red, como el líquido vital pueden llegar contaminados y desatar epidemias físicas, mentales y sociales irreversibles.

Las reformas a twitter que deberá implementar el nuevo dueño,junto con los cataríes y los chinos que están detrás como músculo financiero, están asociadas (o deberían estar) a confirmar la autenticidad de las personas que lo utilizan, porque parapetados en el anonimato que les proporciona los nombres falsos, los mercenarios digitales hacen gala de su “capacidad de análisis” con una irresponsabilidad y desconocimiento de la realidad que, evidencia supina ignorancia e inconfesables intenciones de manipular la información de acuerdo con los intereses del mejor postor, pasa en Twitter, en Facebook, Instagram y WhatsApp, en donde se puede constatar niveles escandalosos de violencia y beligerancia que se escapan de todo control de racionalidad.

La eliminación de las posibilidades de estafa a través de cuentas falsas, bots y spam también deben estar en la agenda de la “nueva” red del pajarito, las sentencias a los delincuentes deberían contener taxativas prohibiciones, quien viola la ley, pierde ese y otros derechos, sin contemplaciones.

Se han vuelto recurrentes en las redes sociales los comportamientos irracionales e insensatos, connotados profesionales de todas las ramas, los de arriba, los de abajo, los de afuera y los de adentro, caen en la trampa de la provocación, la calumnia y la injuria que, dicho sea de paso, en el Ecuador es sancionada con pena privativa de libertad de seis meses a dos años. Si se pudiera comprobar la identidad de los maledicentes en Twitter, otro sería el cuento. La identificación y autenticacióndel twittero, es fundamental.

Se ha perdido la tolerancia, se han desvanecido las buenas costumbres, la integridad y la ética en las relaciones humanas está en vía de extinción, la vanidad y el malsano ego se conjugan con el fanatismo que, a todas luces, es un enemigo mortal para la humanidad. Si a esto le sumamos, las nuevas tendencias de lenguaje que deforman el idioma, los antis y los “ismos” ya tenemos el escenario perfecto para el desastre social.

Por eso no es descabellado, lanzar un SOS al nuevo dueño de Twitter, para salvar a la civilización actual, proscribiendo la maledicencia y el protagonismo de individuos que han sido condenados por la justicia en sus respectivos países, hay que desterrar a los narco políticos del mundo y sus pandillascómplices, que desde los tejados (porque las ratas también se suben a los techos) intentan posicionar discursos y repiten mentiras todos los días con la esperanza de que se vuelvan convincentes certezas.

Los condenados no deberían manifestarse públicamente hasta cuando cumplan sus penas, esa disgregación con la tecnologíade hoy, es absolutamente factible, basta con cruzar información y aplicar los algoritmos exactos.

Señor @elonmusk, el pasado está muerto y el futuro no ha nacido, vamos a detener la normalización del insulto, el discurso de odio, la difamación y la tontería.

Contenido externo patrocinado

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media