Loro y Delfín, hasta el fin

- 01 de abril de 2019 - 00:00

Las encuestas se han equivocado”, que “el país está asombrado”, que es una sorpresa que Jorge Yunda, o por su apodo “El Loro Homero” y Delfín Quishpe Apugllón sean los Alcaldes electos de Quito y Guamote, respectivamente. No habrá espacio para nombrar a todas las sorpresas que alcanzaron mayoría de votos para Alcaldías y Prefecturas.

Pero, vaya a usted a saber estimado lector, cómo se realizaron las encuestas que apostaban por tal o cual candidato. “¡Se equivocaron las encuestas!” gritan los Godínez. No es nuevo, los levantamientos estadísticos se equivocan todo el tiempo.

Académicos, clases sociales privilegiadas, los también doctos comentadores de redes sociales que no leen ni las columnas de opinión, quedaron horrorizados por los nuevos alcaldes electos: el Delfín y el Loro. Símbolos interesantes que ellos mismos han autorreferenciado, que también presentifican y encarnan lo ecuatoriano.

Ese ecuatorianismo que ciertas élites negamos y eyectamos desde los centrismos. Entiéndase: desde nuestras formas cómodas, urbanas, adormecidas de tv online, educadas, privilegiadas y de música clásica… no podemos entender.

¡Sí puede ser! ¡Sí! Cuando me lancé / para candidato / les gané / las elecciones. (bis)

No tardaron las burlas, ofensas, indignación, entre otros rugidos lanzados a los dos candidatos; los improperios llegaron a comentarios étnicos. Sin embargo, los enfermos del paludismo académico no entienden que lo que se cuece para que los fenómenos Delfín y Loro obtengan los votos suficientes, no es el poder radial o la fama y el folclor, como se piensa.

Se trata de dos cosas: al “pueblo” se llega a través del afecto y conexión que se tenga con esa mayoría olvidada, porque se brinda la ilusión de que se les entiende mejor que nadie; la otra, presentarse como el mesías entendedor y dador de soluciones. A cada una de estas dos maneras de llegar al poder se les puede atribuir ideologías políticas, ya ustedes podrán armar su esquema. Pero algo sí tienen en común: populismo. (O)