Español o castellano, lo mismo es

- 04 de diciembre de 2018 - 00:00

Empecemos por aclarar que ambos términos son aceptables para llamar a nuestra lengua. Yo prefiero usar español y explico por qué. Primero, es la forma usual de referirse a la forma estándar de muchos idiomas europeos. Ejemplos sobran. Nadie dice parisino, sino francés. Nadie dice toscano, sino italiano.

Además, en otros idiomas llaman español a nuestra lengua: Spanish, Spaans, spagnuolo, spagnol. Lo más importante es que la lengua denominada castellana no se origina en Castilla sino en La Rioja. Se fortalece en Castilla, sin duda, pero para el siglo XV ya se hablaba en otras partes de España. Luego la lengua castellana se escuchará desde Holanda hasta Sicilia.

Cruzará el Atlántico en 1492. Ese mismo año, el andaluz Nebrija publica la primera gramática de una lengua europea moderna, la del castellano. Ese momento se convierte en español, hoy la tercera lengua del mundo. De la unión de Castilla y Aragón surge una España unificada.

A partir de 1492, nuestro idioma es español. Castellano uso para diferenciarlo de otros idiomas que se hablan de España, como el catalán, el gallego, el vasco y otros. En 1500 nació el príncipe Carlos en Flandes (hoy Bélgica). Allí se crió, lejos de sus padres, hablando holandés. A los 16 años fue nombrado rey de España y a los 20, emperador de Alemania. Apenas entendía español y no hablaba alemán.

Para rematar el caso, la mayoría de hispanoamericanos coincidimos con el criterio generalizado de las diferentes Academias de la Lengua. Por ejemplo, la Academia Argentina explica: “En el uso general las denominaciones castellano y español son equivalentes. No obstante, es preferible, en razón de una más adecuada precisión terminológica, reservar el tradicional nombre de castellano para referirse al dialecto de Castilla anterior a la unificación, y llamar español -como internacionalmente se hace- a la lengua que desde entonces lleva en sí, junto al viejo tronco, los múltiples aportes que otros pueblos de España y de América han dado al castellano” (1983). (O)