El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Jue.17/Jun/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Edwin Hidalgo

La vacuna del IESS

27 de mayo de 2021 00:00

El 21 de mayo de 2021 fui vacunado contra el Covid-19, más de un año después de haberse desatado la peste del siglo. No usé palancas ni tengo parientes en las altas esferas ni pertenezco a clubes de notables. Tampoco tuve que viajar a Miami; en realidad me fui a Zurich, o sea, al sur de Quito en el CAAM suroccidental. Esperé con paciencia la convocatoria del IESS y acudí el día señalado. No tuve que hacer cola de pie. Sentado y tratado con calidez, me tomaron los signos vitales e hicieron las preguntas de rigor. Luego me explicaron cuál vacuna tenían, la Pfizer. Un afiliado que también esperaba su vacuna me explicó: “Dicen que la Pyrex (!) es muy buena”. Asentí y entré al salón donde vacunaban. Me enseñaron la jeringa sellada, la abrieron y sacaron de una caja fría la vacuna Pfizer. No dolió y esperé mientras me apretaba con algodón elsitio del pinchazo, para que no se formen hematomas. Indicaciones y despedida. Persona de primera, atención amable.

En realidad la mayoría de empleados del IESS tienen ahora otra mentalidad y, en especial las enfermeras, han actuado admirablemente durante esta pandemia. Claro que la institución no es perfecta, pero necesita reorganización no destrucción. Hay gente que raya en la ignorancia o en la codicia y dice que hay que privatizar la seguridad social. Tamaña estupidez, algo que es esencialmente solidario debe ser público. Privatizarlo es tan absurdo como estatizar el matrimonio o entregar los hijos al Estado. Hay cosas privadas por esencia, pero también hay cosas públicas por definición y una importante es la seguridad social. Por supuesto que el IESS necesita una vacuna, pero no una partida de defunción. Además, el problema mayúsculo del IESS es todo gobierno de turno. Los gobiernos han cometido tres faltas graves contra la seguridad social: deberle cientos de millones, coger dinero en vez de pagar y pagar favores políticos con empleos en el IESS. No permitiremos los afiliados que privaticen al IESS. Paguen la deuda del Estado y hablamos.

Contenido externo patrocinado