El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Lun.2/Ago/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Fausto Segovia Baus

La nueva escuela híbrida

07 de julio de 2021 00:00

El año lectivo escolar en la Sierra y la Amazonía ha terminado. Las noticias son variopintas porque ha culminado un año atípico, con esfuerzos de estudiantes, maestros y padres de familia, y la incorporación de nuevas modalidades no presenciales, que han significado cambios sobre la marcha, planificaciones emergentes y resultados preocupantes: la baja calidad de los aprendizajes, la flexibilidad del sistema de avaluación –nadie perdió el año- y la falta de políticas públicas en educación, de mediano y largo plazo.

Las causas de este deterioro son evidentes: la pandemia, que desnudó las debilidades como país –entre las que se cuentan la indisciplina social, la corrupción en la inoculación de vacunas y la falta de conectividad en el sistema escolar (el 37% en el sector urbano y el 16% en el sector rural), según datos de Unicef.

Hubo, pese a las penurias, reacciones positivas: numerosos planteles –públicos y privados- ensayaron métodos innovadores para responder a esta tragedia, que nubló las expectativas de niños y jóvenes, y cambió -¡de súbito!- sistemas de enseñanza tradicionales por otros digitales. La educación salió de las aulas, y de pronto el escenario escolar migró hacia la “nube”, con todos los artificios y aplicaciones, que combinaron las estrategias de información y comunicación con las pedagógicas. Y ahora –que se habla de post pandemia- los especialistas plantean que “el futuro de la escuela será algo híbrido”. Así manifiesta el experto, Mariano Jabonero, Secretario General de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI).

La escuela híbrida suena bien, pero es urgente nuevas políticas y estrategias, en especial en la formación inicial y continua de los profesores, y los ajustes al nuevo currículo junto al nuevo papel de los padres de familia, en las nuevas escuelas, denominadas con acierto comunidades de aprendizaje.

La hibridación escolar requeriría -como mencionaba Néstor García Canclini a propósito de la cultura- políticas educativas públicas refrendadas por el Consejo Nacional de Educación –que debe ser convocado, de manera urgente-, y la intervención activa de los diferentes actores –alumnos, padres y docentes-, y toda la ciudadanía en su conjunto.

No olvidemos que toda la sociedad se orienta hacia la digitalización. Ante tal transformación es urgente retomar las Pruebas PISA-D, que fueron inopinadamente suspendidas. Y que esta hibridación pedagógica deje enseñanzas verificables con la participación de todas las universidades. 

Contenido externo patrocinado