La consulta de Lasso

- 05 de noviembre de 2014 - 00:00

La Corte Constitucional falló sobre la propuesta de enmiendas constitucionales de AP, incluida la reelección. Esto implica que la Asamblea Nacional, con al menos el 66,66% de sus integrantes, decidirá sobre 16 de los 17 cambios a la Constitución en un año, tiempo que debe mediar entre el primero y segundo debate, el mismo que se socializará, oportunidad para que los diversos sectores se pronuncien.

Esto hizo que se redoble la cantaleta de la oligarquía, que ha vociferado hasta la saciedad frente a la posibilidad de reelección de Rafael Correa.

La oligarquía y sus banqueros, a través de su representante político -otro banquero-, Guillermo Lasso, han decidido esta vez consultarle al pueblo. Jamás lo han hecho. Siempre, con cualquier pretexto, se han opuesto a las consultas.

Históricamente, todo le han impuesto al pueblo, constituciones y leyes amañadas, cambios de gobierno por las vías del golpe de Estado, nominación de presidentes ‘interinos’, fraudes electorales, dictaduras.

Se repartieron los jueces, miembros del Tribunal Electoral, los organismos de control, las aduanas.

Han impuesto -en su beneficio- sucretizaciones, dolarización, paquetazos de medidas antipopulares, congelamientos y salvatajes bancarios; cartas de intención al FMI. Todo lo hicieron en nombre de la ‘democracia’ y la ‘libertad’, la de ellos, la que les ha permitido explotar, especular, atracar, levantarse con el santo y la limosna. Siempre, en asqueroso maridaje, se rifaron el país.

Ahora, con desenfrenada audacia, se toman el nombre del pueblo y despotrican por todos los poros, utilizando a una docena de tontos útiles de la ‘izquierda’ traidora y oportunista que hasta recomiendan, exhortan a Lasso y otros politiqueros para que se unan.

La convocatoria a consulta de Lasso en un llamado ‘Compromiso Ecuador’ los muestra de cuerpo entero. Cabe recordar que este fue un alto funcionario en los gobiernos de Mahuad y de Lucio; contó con el apoyo del PSC y Madera de Guerrero cuando fue candidato y apenas logró el 22,7% de la votación, frente al 57,2% que obtuvo Rafael Correa, que ganó en la primera vuelta, junto a 100 asambleístas de AP (73% del total).

Es claro que el pueblo está representado en la Asamblea y es el que finalmente manda y se pronunciará democráticamente en 2017, y lo de fondo es que eligió por tres ocasiones consecutivas a Rafael Correa, 2 veces en primera vuelta, y esto los atormenta, porque puede repetirse la paliza.

La voracidad politiquera de una oposición rabiosa, gran parte de la cual, con apoyo financiero de banqueros, ONG y agencias externas, intentó un golpe de Estado hace 4 años y persiste en la descentralización; más puede su odio e insaciable apetito de dinero y poder, que la democracia, los intereses del pueblo y de la patria.

En todo caso, el poder de la oligarquía, su banca y grandes medios, que cuentan con apoyo gringo, más la traición de seudoizquierdistas, no debe ser subestimado. Lasso y los 40 comprometidos están en la movida.

Se debe por ello fortalecer la unidad democrática para derrotarlos, afianzar la organización, cohesionar en el proyecto de cambios y en las estructuras del Gobierno, a todas las fuerzas políticas y movimientos sociales progresistas y revolucionarios. ¡Hoy es el momento, mañana puede ser tarde!