Hablar del incesto

- 14 de julio de 2018 - 00:00

La punta del iceberg del abuso sexual infantil son los actos nefandos: el incesto, la violación de niñas y hasta de bebés, los femicidios, pero es probable que la escalada al horror sea posible porque es alto el índice de tolerancia hacia la violencia ejercida contra los más chicos. Existe el que manosea, el que mira inadecuadamente, el que hace chistes obscenos y las familias callan, los amigos transigen, los ambientes laborales permiten.

Ahí, cerca, están las familias que viven con las puertas cerradas, donde se puede oler que algo horrible está pasando, pero se prefiere la cómplice excusa de que no debemos hablar de ciertas cosas.

Amparo Peñaherrera Sandoval, (Coordinadora Casa Amiga de Sucumbíos), declara que en caso de incesto, la familia tiende a proteger al adulto implicado y no a la víctima. ¿Tal vez porque, a distinta escala, se reduce la humanidad de las niñas a objetos de uso? Los varones de los hogares se creen en el derecho de acceder al cuerpo de sus hijas, sobrinas, hermanas.

Virginia Gómez, de la Fundación Desafío, da la cifra: cada año 2.400 niñas son embarazadas en el país, de las cuales 2.000 dan a luz y los violadores están dentro del ámbito íntimo. Inés Ramírez, coordinadora de una casa de acogida en Orellana, lo resume: el abuso sobre las niñas y adolescentes en las familias es sistemático y se perpetúa desde la niñez hasta la vida adulta. Las eternas perjudicadas, las niñas pobres que nunca fueron amadas.

Funcionarios de la Fiscalía General del Estado admiten no contar con estadísticas sobre el incesto y, para peor,  reconocen que no existen protocolos para estos casos y que ni la propia figura está tipificada.

El origen de lo monstruoso no es otro que el machismo y el patriarcado: el poder que los varones ejercen sobre sus dependientes –hijas, esposas, hermanas- les otorga la autoridad y el derecho sobre los cuerpos de las mujeres. Es ese poder injusto, ganado merced al autoritarismo y la injusticia, el que debe ser desmontado.

Entre tanto hay que investigar y denunciar casos de incesto. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: