El Guayaquil que nos queda

- 13 de mayo de 2019 - 00:00

"¡Hasta mañana vecino!” me dice el joven indigente que pernocta cada noche bajo mi casa sobre su colchón improvisado. A su lado hay dos personas más, recostadas en esponjas. Ciudad de pobreza.

En los días en cambio, sin importar la hora, con el usual tránsito vehicular insoportable –que con el nuevo proyecto de la “Aerovía”, indican, aquello se va a resolver. Como si en cajitas de huevos cupiesen las soluciones–; sin importar la hora, decía, los buses de transporte urbano siempre son unos hornos humanos, al igual que la sardinera azul esa, la articulada con ruedas.

Las clases media y baja somos los que usamos estos medios de transporte intolerables, estresantes e improductivos, ya que se pierden tiempo y energías necesarias para el trabajo o para pasar con la familia de regreso al hogar.

Acá aparecen otros vecinos, a cada minuto, sin exagerar. Sube alguien con alguna historia calamitosa más tremenda que otra o con algún bombón o galletita a la venta, para aplicarle “el verbo” a la clase media y baja. Los guayaquileños de bus, humildes y sensibles, meten su mano al bolsillo a cada rato para aflojar, aunque sea sus $ 0,10. Esta es la clase que más sufre el impacto, porque quien va en carro propio tiene el dinero contado, pero miran a los que están en buses con pena. Irónico ¿no?

Los técnicos politólogos siempre usan la muletilla: “el País está pasando por una crisis social, económica y política” y da risa, porque ¿qué país no lo está? Y como si esas tres categorías no estuvieran relacionadas y nunca sufrieran.

Otros, analfabetos, culparán al neoliberalismo. Pero sí, el País está sufriendo mucho y se siente en la ciudad.

Además hay una crisis urbana terrible que algunos niegan porque en todo bando tenemos obcecados creyentes de un amo.

Guayaquil es bonita para la postal, pero es una ciudad menos urbana y más marginal. Es la selva de cemento de Lavoe, pero entre rejas, con mucho carro, peligrosa, contaminante, hostil con sus ciudadanos, aunque con nueva Alcaldesa. (O)

Medios Públicos EP