Un Guantánamo de Europa en Siria

- 22 de febrero de 2019 - 00:00

Típico de Trump: en mal estilo (¡vía Twitter!) y al borde del chantaje en el uso del lenguaje. Pero hay algo de cierto en el llamamiento a países de Europa para que se ocupen de los excombatientes islamistas en poder de las autoridades kurdas en Siria.

Donald Trump respalda ahora un reclamo que desde hace mucho tiempo hacen las autoridades kurdas. En sus cárceles hay cientos de excombatientes de Estado Islámico (EI) con ciudadanía europea. Cientos de mujeres de Alemania, Francia e Inglaterra enfrentan un futuro incierto en los campamentos, a veces con niños nacidos en territorio invadido por el EI. Y es probable que la cantidad de detenidos aumente.

A los kurdos los abruma la carga que significan estos prisioneros. El presidente turco Erdogan amenaza con cruzar la frontera desde el norte. La kurda “Fuerza de Liberación Popular” (YPG) es considerada por el Gobierno turco como una organización terrorista.

Erdogan planea establecer un corredor de seguridad de 30 kilómetros en la frontera con Siria. Pero justo ahí están los asentamientos más importantes de los kurdos, y los campos de prisioneros. Si los kurdos están luchando por sobrevivir, probablemente tendrán otras preocupaciones más acuciantes que mantener a los prisioneros del EI.

El problema de los combatientes capturados en Siria es conocida hace tiempo. Pero con el anuncio de la retirada de EE.UU. ha ganado enorme prioridad. Pero Alemania argumenta que desde el cierre de su embajada en Damasco, en 2012, no es posible la asistencia consular. Y que no mantiene relaciones oficiales con los kurdos del norte de Siria.

Ningún país tiene interés en recibir decenas de yihadistas. Sin embargo, están ahí. Y como vivimos en un Estado de derecho, también los partidarios alemanes de una milicia terrorista tienen derechos, así sea difícil de aceptar. Esto incluye un derecho a regresar a su país, además de que a cada individuo se le tiene que probar la culpabilidad individual.

Estas personas provienen del seno de nuestra sociedad, se radicalizaron en nuestros países. Tenemos que lidiar con ellos. Una cosa es cierta: el norte de Siria no puede seguir siendo el Guantánamo de Europa. (O)

* Tomado de DW

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:

Lo último de: Matthias von Hein