Fortalecer AP para avanzar con la RC

- 13 de junio de 2018 - 00:00

En función de los intereses nacionales, se debe crear las mejores condiciones políticas para sortear la difícil situación económica. Se ha incorporado al equipo económico del Gobierno a representantes de sectores empresariales y se ajusta el plan económico, tramita la Ley de Fomento Productivo, que esperamos se apruebe en forma equilibrada, ya que no se debe aceptar, como en los viejos tiempos, que los morosos y evasores saquen ventajas ilimitadas.

Ya tuvimos experiencia cuando la derecha, a título de reactivar la producción, eliminó hasta el impuesto a la renta, beneficiando a reducidos grupos, sin nada positivo para la economía. Reducir a la mínima expresión, como algunos pretenden, las recaudaciones, no tendrá efectos positivos en lo fiscal y político, tampoco despedir empleados públicos y menos paralizar proyectos sociales.

Alentar la producción y generar empleo demanda revisar políticas y medidas, no un cambio de modelo, contrario al que establece la Constitución; lo que debe ser flexible, plural; en ningún caso entreguista y menos de retroceso en materia de política internacional.

Hay que recuperar la organización y consolidar el proyecto que el pueblo apoyó en las urnas en 15 ocasiones consecutivas.

Legitimar AP es lo necesario; reestructurarla y democratizarla es lo que las bases exigen y, más adelante, con la debida coherencia, ratificando los principios de crecimiento con equidad, democracia y justicia, el carácter revolucionario de AP, con los ajustes que sea menester, buscar su fortalecimiento integrando a sectores afines.

A la par, con ellos, organizar el Frente Progresista, participar en unidad, en las elecciones que renovarán los GAD y organizará el CPCCS definitivo, que contribuya a la participación popular, controle y supervise la acción del Estado y ejecución transparente de las políticas públicas.

Por ello, se debe convocar para que se realice en Guayaquil la Convención Nacional de AP, que decidirá sobre las reformas programáticas necesarias, su cohesión; mejor si es para construir un partido que sustente el proceso de cambio, lo que puede decidirse en una convención extraordinaria. Resolver cambiar todo ahora resulta peligroso. Es un deber advertirlo, como lo hacemos, serena y objetivamente. (O)