Tela que cortar post Foro de Davos

- 04 de febrero de 2019 - 00:00

Enero de 2019 marcó alto relieve en la historia económica de Ecuador: el presidente Moreno tomó la decisión de participar en la 49ª reunión anual del Foro Económico Mundial, en Davos, Suiza. Esta acción cobra trascendencia internacional si subrayamos que el país ha estado ausente en estos espacios de relevancia comercial y económica, por más de 10 años.

Ahora bien, es evidente que el gobierno del presidente Moreno buscó el socializar con los líderes del globo terráqueo el renovado paradigma nacional en varias aristas, por citar: política económica de apertura; propensión a la inversión extranjera; acercamiento bilateral entre naciones; y reflexión a la cooperación Estado-organismos multilaterales.

¡Y lo logró!. De hecho, hubo demostraciones de esta nueva actitud política en tres eventos, en el marco del WEF: diálogos básicamente pro cooperación técnica con Christine Lagarde, del FMI, y con Ángel Gurría, de la OCDE; y la conversación “Un nuevo día en América Latina”, donde intervinieron, además, los presidentes de: Paraguay y Costa Rica, y el presidente del BM, Luis A. Moreno.

Centrándome en el último evento citado (recomiendo ver con detenimiento), el cual consistió principalmente en que los tres mandatarios destaquen lo atractivo de sus naciones para invertir. Pero -y aunque es importante- más allá de eso, quiero detenerme en lo siguiente: cómo dar batalla -y revertir- la contracción económica en algunos países de América Latina que advirtió en esta cita el BM.

Pienso en algunas ideas hacia la prosperidad, mencionadas allí: inversión extranjera, institucionalidad, integración como complementariedad, solidez democrática, crecimiento económico constante, mirada al medio ambiente. El BM concluyó (parafraseando): “Hay que tomar medidas difíciles, pero urgentes y transformadoras, que no hacen popular a nadie”. Ecuador ha dado pasos -duros y necesarios- en esa sintonía. Ahora, lo que falta está en la tela que cortar post Davos. (O)