10.279 millones de esperanzas

- 03 de marzo de 2019 - 00:00

En las últimas semanas han causado sorpresa los acuerdos concretados entre nuestro país y siete organismos multilaterales, entre ellos el Fondo Monetario Internacional (FMI), que permitirán contar hasta el año 2021 con 10.279 millones de dólares para financiar el programa económico del Gobierno Nacional, por lo que vale la pena reflexionar acerca de algunas motivaciones que seguramente impulsaron a avanzar en esa dirección. Claro que la principal razón es el desastroso manejo que el régimen anterior hizo de los fondos públicos; gran parte se esfumó entre despilfarro y robo; la tal “mesa servida” fue un cuento chino. También nos heredaron una deuda que bordea los 60.000 millones de dólares.

Al parecer, la asistencia financiera internacional ya no es lo que era, por ejemplo, el FMI ha aprendido de la experiencia, además, por primera vez lo dirige una mujer, Christine Lagarde, quien estaría implantando una visión no ortodoxa, ofrece tasas de interés más bajas que las de otras fuentes de financiamiento, no emplea    las tristemente famosas “cartas de intención”, evita causar efectos sociales negativos en los países prestatarios.

Lo cierto es que el Ecuador a más de sanear la economía requiere ingentes recursos, imprescindibles para financiar programas sociales en salud, educación y vivienda, y obras, poner en práctica políticas encaminadas a hacer realidad los derechos, racionalizar el manejo fiscal–tributario- y económico incluidos los subsidios, fortalecer la dolarización, reactivar el aparato productivo, crear plazas de trabajo, generar confianza para lograr nuevas inversiones, aliviar paulatinamente el peso de la carísima deuda contraída con la China.

El manejo transparente e inteligente de los acuerdos concretados y de los nuevos recursos permitirá cumplir con los más necesitados, remontar la grave crisis heredada y enrumbarnos hacia el progreso. Los recursos frescos obtenidos encarnan también nuevas esperanzas para todos. (O)