El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mié.27/Oct/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Oswaldo Paz y Miño

Ecuador celebrar 212 años de la gesta libertaria del 10 de Agosto de 1809

11 de agosto de 2021 00:54

Quito celebra los 212 años de la gesta libertaria del 10 de Agosto de 1809. La actual Capital del Ecuador, fue la cuna, el origen, la luz de primigenia de la independencia que iluminó a América, en ella surgió el Primer Grito por las libertades, que decía basta al coloniaje, al dominio extranjero. Fue un atrevimiento valiente, de un grupo de quiteños que buscaban el bien más preciado que tiene el hombre, después de la vida, la libertad plena, ese derecho por el cual los seres humanos están dispuestos al sacrificio máximo que es la muerte.

Pasado el tiempo, dos siglos y más, la lucha por las libertades continua, los derechos humanos son más demandantes, han surgido nuevos, en la evolución social, cultural, científica y tecnológica.

Las libertades cuando han sido plenas han permitido el desarrollo del país, cuando, por el contrario han sido mermadas por el abuso de poder, se ha desatado la corruptela organizada e impune, el atraco a los cargos y fondos públicos, la servil actitud de tiranos sectarios a ideologías extremistas, el Socialismo del Siglo XXI, significo eso para el Ecuador y otros Estados que tuvieron el desacierto de escoger tal opción; menos mal, el país ha recuperado el rumbo, el atino y el sendero de libertades que se marcó el 10 de agosto de 1809.

Desde el 24 de mayo 2021, lleva el nuevo gobierno en ejercicio, el talante democrático y respetuoso del presidente Lasso ha quedado evidenciado, la ciudadanía vive con ánimo de paz, y quiere trabajar en democracia y respeto.

Sin embargo, de la necesaria estabilidad para el progreso, para recuperar el tiempo y el dinero perdido, por la desastrosa gestión de los últimos 14 años, que precedieron a Lasso, hay de esos que quieren romper el orden constituido, que lanzan advertencias, y quieren imponer sus esquemas con amenazas, chantajes, y ultimátums, y se preparan para paralizar el país, cual si ellos fuesen los dueños del mismo, como si representaran a todos; no son, ni lo uno, ni lo otro.

No pueden arrogarse ser portadores de reclamos, ni de exigencias, que no se les ha recomendado.

En el Estado de Derecho, el principio y el fin de las diferencias, de las disputas se resuelven dentro del marco constitucional y legal, no con actitudes de hecho, que están consideradas como delito y que de darse

tienen que ser perseguidas por la justicia, sin considerar quienes sean los actores.

A ellos, a los amenazantes, el mandatario en ejercicio les ha advertido que no le faltará al gobierno, ni decisión, ni firmeza y ha dicho ayer en la ESMIL : “Nunca cederemos a amenazas porque eso echaría abajo el buen trabajo que estamos haciendo.”

Quito que ya fue agredida por el terrorismo en octubre de 2019, no puede ser agraviada otra vez, no puede ser el objetivo de líderes violentos de ninguna especie.

La Capital del Ecuador no merece tantos males a la vez. La afrenta a la que le someten a la fecha sus “concejales y sus alcaldes”, es inadmisible, para propios y extraños, el nivel al que se ha llevado el enfrentamiento por causa de una administración integral inoperante, ha desbordado lo civilizado, lo político y jurídico. Es intolerable que la sala de sesiones del Concejo, se haya convertido en espacio barriobajero: gritos, agresiones verbales, y hasta físicas, a Yunda para que se victimice más, un imprudente, un desatinado concejal, lo ha agredido echándole agua en la cara y luego el “tomatodo” , en plena sesión de la Corporación, basta ya. Esto es el colmo, la ciudad ha sido mancillada, por todos pasan las culpas, por acción u omisión, falta de liderazgo y conocimientos de administración, de fiscalización oportuna y objetiva y de legislación para el bien común. Seria digno que todos dimitan. Lo que claro, es pedir peras al olmo.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado