¿Llamado a la unidad de Trump?

- 08 de febrero de 2019 - 00:00

Como lo hizo en sus dos alocuciones previas frente al Congreso estadounidense, el presidente Donald Trump decidió apegarse a su libreto este martes (5.2.2019). De ahí que haya articulado lo que cabe describir como un discurso del Estado de la Nación bastante tradicional, en lugar de una de sus típicas arengas.

La primera vez que se dirigió al Congreso dividido, Trump no insultó ni ridiculizó a nadie, no amenazó con aniquilar a otro país ni declaró una emergencia de seguridad nacional con miras a construir el muro a lo largo de la frontera mexicano-estadounidense. De hecho, Trump ni siquiera entonó los eslóganes de su campaña.

Al contrario, su discurso fue una larga invitación a superar las diferencias partidistas en nombre de una nueva unidad nacional, aunque aderezado con comentarios para atizar el miedo de la población, otros sobre la inmigración de indocumentados. Trump instó al Congreso a poner fin a la “parálisis política”, a sanar “viejas heridas” y a adoptar un “espíritu de compromiso y cooperación”. Su argumento era que solo juntos sería posible cerrar la brecha que amenaza con desgarrar a Estados Unidos y resolver los problemas de largo aliento que agobian a millones de compatriotas, como la dificultad para acceder a asistencia médica o la falta de empleos.

Y adivinen qué: Trump tiene razón al sostener que el grado de división prevalente en el país solo puede ser reducido mediante la cooperación y el compromiso. Tiene razón cuando alega que solo la acción conjunta del partido demócrata y el republicano pueden propiciar el hallazgo de respuestas duraderas.

El problema es que Trump es la última persona interesada en llegar a un auténtico compromiso. Si hay algo que el mundo ha aprendido es que el compromiso y la cooperación por encima de las líneas partidistas son un anatema para él. De hecho, él ha hecho más para dividir al país que cualquiera de sus predecesores recientes.

La esperanza nunca muere. Pero no nos dejemos deslumbrar por un discurso formal. Todo lo aprendido de Trump hasta ahora nos indica que las palabras de este 5 de febrero no revelan al verdadero Trump. (O) et * Tomado de DW

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: