El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.1/Ago/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Xavier Villacís

“Don Naza”, sus ‘mudos’ y el ‘gallo pelón’

20 de julio de 2021 16:19

Mientras el país traslada su mirada a otros temas, los funcionarios obligados a ejecutar y defender las leyes siguen sin recordar su tarea cuando miran hacia la captación masiva de dinero, efectuada por el ex Cabo del ejército Miguel Nazareno (“Don Naza”) en Quevedo. No es necesario esperar sentencia judicial para señalar lo que nadie, con una pizca de honestidad y valentía podría negar: Nazareno públicamente invitaba a que le entreguen dinero a cambio de una renta fuera del ámbito legal y de todo sentido común, contrariando así varias leyes y configurando un delito flagrante. A esto se suma la no devolución del dinero a gran parte de sus aportantes, ocasionando temor y penurias entre sus potenciales víctimas y la colectividad en general. Pero ante todo esto, poco o nada hacen los obligados por ley a actuar.
 
En teoría, tanto la fuerza pública y el sistema judicial asentados en esta provincia, deberían restituir el orden y tranquilidad en Quevedo. Poner cada cosa y a cada quien en su lugar. Pero de la teoría no pasan. Un paso mucho más difícil de dar teniendo una gobernadora incapaz de articular acciones en favor de la seguridad y el orden en Los Ríos. Funcionaria que para colmo manifestó a medios locales, estar en el cargo para una simple “coordinación con el Gobierno” y en todo lo álgido -dio a entender- no tendría competencia. Ante esto, al presidente Guillermo Lasso se le debe recordar su obligación para con la seguridad de la provincia y de todo el país, designando a los más idóneos en ese espinoso ámbito; sin que prevalezca amistad ni menos recomendaciones de sus familiares políticos, sobre su responsabilidad con los ecuatorianos.
 
En medio de esta ‘ley de la selva’ que impera en Quevedo “Don Naza” parece reírse de todos cada que anuncia su ‘gallo pelón’ con el “pronto” devolverá todos los aportes. Mientras nos conmueven quienes, tras esperar varias noches sufriendo a la intemperie, agradecen por la devolución de pequeñas cantidades de dinero, los grandes aportantes guardan silencio. Creería más por temor al que dirán o no poder justificar sus aportes. En tanto la mudez de las autoridades locales es cada vez más sospechosa ¿Esperan suceda algo fatal que sepulte toda posibilidad de identificar a quienes habrían obtenido cientos de miles de dólares al haber estado en la cumbre de “Big Money”? Identificación que bien podría servir para devolver parte del dinero de todos quienes empiezan a reconocerse como víctimas de una estafa piramidal.

Contenido externo patrocinado