Devoluciones: peligro para medio ambiente

- 18 de febrero de 2019 - 00:00

Greenpeace ha recolectado 145.000 firmas contra el desecho de productos devueltos por internet y ha presentado oficialmente una petición al secretario de Estado de Medio Ambiente alemán, Jochen Flasbarth. “Grandes compañías en línea como Amazon, pero también empresas textiles como H&M o Burberry, han estado en los titulares durante el último año por desechar tanto nuevos productos como devoluciones”, expresa la líder de la iniciativa, Viola Wohlgemuth, de Greenpeace.

“Por lo tanto exigimos al Ministerio de Medio Ambiente una prohibición de desechar productos nuevos y utilizables”, agregó. En países como Francia, tales vetos han demostrado ser efectivos y es por eso que el Gobierno francés tiene la intención de extender el actual régimen restringido sobre alimentos a los textiles y otros sectores.

¿Existe la destrucción “masiva”?

Se puede decir con certeza que más y más personas están comprando ropa, electrodomésticos, muebles o alimentos en línea en lugar de comprar en tiendas. También está claro que con las compras en internet, la proporción de devoluciones aumenta. Mientras que en 2016 cada décima compra fue devuelta, en 2018 lo fue cada octava compra, según informó Bitkom en un estudio. En números, eso significa cientos de millones de envíos devueltos por año.

Aún así, las cosas son todavía poco claras, debido a que la mayoría de las empresas se abstienen de otorgar información exacta sobre lo que hacen con las devoluciones. Amazon simplemente declara: “Los productos devueltos por los clientes vuelven al proveedor o, en la mayoría de los casos, se revenden. Cada devolución a Amazon se inspecciona rigurosamente, se comprueba su calidad, se repara y se vuelve a empaquetar si es necesario y es revendida a través del programa Amazon Warehouse cuando sea posible”. Allí, los clientes pueden comprar productos abiertos y apenas usados a precios muy reducidos. (I)

Medios Públicos EP