Descentralizados y autónomos

- 03 de abril de 2019 - 00:00

El pasado 24 de marzo se eligió a las nuevas autoridades de los gobiernos locales de nuestro país. En las elecciones de los municipios se abordaron temas que afectan de forma directa a la ciudadanía, tales como la seguridad, la construcción de infraestructura, la educación, la salud, el acceso a agua potable y alcantarillado, entre otros; por lo que resulta claro que lo que está en juego a través de los gobiernos autónomos descentralizados (GAD) es el bienestar ciudadano. Además, se pone en evidencia el ejercicio de la democracia en el territorio local y sus diferentes liderazgos y entrabes políticos electorales. Se inauguran esperanzas y es la oportunidad de establecer nuevos liderazgos en la localidad.

Si son llamados, los municipios, como gobiernos autónomos descentralizados, lo mínimo que deben ser es autónomos y descentralizados, entonces la pregunta es: ¿Será que son autónomos y descentralizados? Es difícil de responder porque la descentralización y la autonomía son procesos continuos. Sin embargo, el camino para conseguir un mejor estatus de gobierno es disponer de una gestión local eficiente, y en esto no hay duda.

La gestión municipal, en este caso, está estrechamente relacionada a los avances en los procesos de autonomía y de descentralización, esta última se obtiene con el incremento de las capacidades técnicas, administrativas y financieras, con una mejora constante de los procesos de planificación urbana y rural. También se requiere mejorar los servicios que prestan los municipios. Es prioritario incentivar la construcción de alianzas y cadenas en la producción y comercialización de los productos locales. Además, son los gestores de prácticas de la cultura y de los deportes.

La autonomía, por su parte, sugiere que los municipios tengan la capacidad de autogestión y de autofinanciamiento, es decir, que no dependan del presupuesto nacional, sino que deben contar con un eficiente y transparente sistema de recaudación fiscal que sea la columna vertebral de la planificación. La atracción de inversión privada y la obtención de créditos nacionales e internacionales en los municipios debe ser un imperativo, que con otras estrategias de gestión local contribuyan a la obtención de la descentralización y la autonomía de los GAD. Por lo tanto, no es suficiente “lo político de la política” en la gestión municipal, se requiere de grandes habilidades y capacidades de los gestores locales, que se pondrán a prueba ya el próximo 24 de mayo, fecha en la cual se posesionarán como autoridades de los GAD en Ecuador. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: