Controlar a los alimentos transgénico

18 de abril de 2011 - 00:00

Los alimentos transgénicos son aquellos que son obtenidos a partir de un organismo modificado genéticamente.

Estos alimentos se los obtiene en tamaños más grandes que los naturales, para que tengan una vida comercial más larga, resistan condiciones del ambiente que son agresivos como las sequías, heladas, suelos salinos; resistan plagas de insectos, resistan herbicidas y en general presenten mejores condiciones visuales y sean más vendibles.

Se ha indicado que los llamados jitomates, que se encuentra en los supermercados, su modificación se hace con genes de peces con el objetivo de que puedan soportar las bajas temperaturas y que crezcan con mayores dimensiones; se indica otros casos como los genes de vaca en plantas de soya, manzanas con genes de polilla, inclusive  lechuga modificada con genes de rata.

Es importante que se siga investigando, para establecer realmente la influencia negativa que podrían tener en la salud los alimentos transgénicos.

Hasta que esto se establezca en forma concreta, se debería abordar la conveniencia de colocar etiquetas que evidencien con la palabra “transgénicos” este tipo de alimentos y el Ministerio respectivo hacer difusión de lo que pueda significar un alimento transgénico para la salud.

Desde luego que para la obligatoriedad en nuestro país se debe requerir la resolución del Organismo Estatal correspondiente.

Asimismo, sería sumamente plausible si se estableciera también que se realicen investigaciones nacionales para determinar la verdadera influencia de los productos transgénicos para la salud.

Las características de estos alimentos transgénicos, por ejemplo en frutas, es que  son mucho más grandes y tienen colores más brillantes y uniformes; no son como los aspectos dados por la naturaleza; por ejemplo, hay una diferencia entre un limón natural que es pequeño y amarillo verdoso y un limón sumamente grande verde y perfecto, el cual ha sido modificado.

Estas cadenas (ADN), Acido Desoxirribonucleico, se dice que modificada y consumida, nuestro cuerpo ni puede procesarla ni desecharla y se queda en nuestro organismo por toda la vida, pudiendo generar enfermedades alérgicas, cardiovasculares, inclusive tumores malignos.

Debe también indicarse que algunos expertos aseguran que los alimentos transgénicos son tan buenos para la salud de la gente que constituyen un genuino avance de la ciencia.