El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.24/Oct/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Antonio Quezada Pavón

Contango

23 de abril de 2020 00:00

Esta palabra no tiene nada que ver con el célebre baile argentino. Pero lo que contiene su definición puso en vilo a los ecuatorianos el pasado lunes 20 de abril, pues un poco después del mediodía, el precio del barril de petróleo tipo WTI (West Texas Intermidiate) que es el marcador para fijar el precio del crudo ecuatoriano, había alcanzado un precio negativo. ¿Cómo es eso? Pues sí, el precio marcaba -$37.73 por barril. Es decir que el productor tenía que pagar $37.73 para que el comprador levante cada barril de petróleo.

Esta es una situación de mercado petrolero que se conoce como CONTANGO, que describe cuando el precio del petróleo es menor a lo que se espera que valga en el futuro. Valga decir que el petróleo es un commodity de grandes riesgos, que se maneja con un sistema de comercialización con contratos a futuro. El mercado en CONTANGO también da precios menores cuando se comercializa el crudo en mercados spot, que es la forma como vendemos los pequeños remanentes de crudo exportable que nos quedan después de cumplir los compromisos de pre-venta con China y Tailandia, cuando estos acreedores, no quieren recibir el crudo comprometido.

En este lunes negro ocurrió lo siguiente: los días 20 de cada mes se cierran los contratos a futuro de crudos tipo WTI, mientras que los días 30 se cierran los del crudo tipo Brent. El lunes 20 de abril arrancó con un precio relativamente bajo para el WTI: $7,80 por barril. Pero rápidamente cayo al mencionado valor negativo de -$37.73. Varios factores confluyeron para construir este mercado CONTANGO. Fundamentalmente, se cerraban los contratos a futuro para mayo del WTI. Además, el petróleo es un commodity muy volátil, que reacciona al nerviosismo del entorno; debido a la pandemia Codiv19 hay una demanda mundial muy reducida; un exceso de oferta de crudos que era simplemente imposible colocarla lo cual hacia que minuto a minuto bajen los precios de oferta; y finalmente la capacidad de almacenamiento mundial de los principales compradores ha llegado casi a su tope.

Pero el martes 21 ya entró en vigor el contrato de junio que aparentemente se cotizaría a $22.73 el WTI según avancen los días, lo cual pone al crudo ecuatoriano en unos $18.00 por barril. Sin embargo, tenemos casi paralizada la producción y bombeo de crudo por la ruptura de los dos oleoductos y las tres refinerías están paradas por diferentes razones. No tenemos ingresos por exportación petrolera. Mucho me temo que esto hace que ya estemos viviendo en Ecuador una época pos-petrolera. (O)

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado