Chevron: saqueo, destrucción ambiental y dignidad

- 15 de septiembre de 2018 - 00:00

El paso de la empresa Texaco-Chevron por la Amazonía ecuatoriana cuando explotó el petróleo durante cerca de treinta años fue desastroso. Constituye un nefasto ejemplo de lo que en la actualidad hacen grandes empresas multinacionales en muchos países débiles con corrupción institucionalizada y sometidos a la dominación extranjera. Tienen el denominador común: saqueo de los recursos naturales, destrucción ambiental, salarios miserables, fuga de las riquezas al exterior, enfermedades y muerte por contaminación a corto y largo plazo de las poblaciones circundantes.

Constituye un motivo de orgullo nacional que las comunidades y pueblos de la Amazonía iniciaran un juicio a Chevron por los daños ocasionados a la naturaleza y las personas. Hicieron lo que le correspondía a los gobiernos.

Después de perder el juicio la empresa Chevron en la instancia nacional, como era de esperarse en las instancias internacionales favorecieron a la compañía Chevron y sentencian injustamente al Estado ecuatoriano, cuando en ningún momento formó parte del juicio.

Las acciones de los malos ecuatorianos han sido variadas: gobiernos que pretenden cubrir las espaldas de la Texaco-Chevron, procuradores por debajo de las circunstancias, periodistas y abogados de acuerdo con Chevron, cobardes y traidores que expresan “por qué los indígenas iniciaron el juicio si iban a perder”.

Es la hora que cada uno de los ecuatorianos demos lo mejor de sí mismos. Es el momento que las personas que aman al Ecuador, decentes, honestas, patriotas y revolucionarios, por encima de las diferencias de partidos políticos, sectores sociales y creencias religiosas, deben unirse en defensa de la patria sin atemorizarse porque se lucha contra un gigantesco y poderoso monstruo de siete lenguas y pies de barro, que a la larga será derrotado con las armas de la verdad, la justicia y de la dignidad nacional por encima de los cobardes, incompetentes y traidores. (O)