Carta para un/a suicida

- 11 de febrero de 2019 - 00:00

Querido/a:

Probablemente sea demasiado tarde para que leas esto y ya hayas hecho algo desesperado en cualquiera de sus formas. Sin embargo, debiste saber que entendemos que has pasado por muchas dificultades, que tu vida no ha sido fácil o sientes que las personas que te quieren no te entienden, no te escuchan… te castigan. A veces te juzgan, te culpan por cosas que no hiciste, no te reconocen por quién eres. Pero es error de ellos, no el tuyo.

Cualquier cosa que te sucediera solo tenías que contarlo sin vergüenza alguna; si lo contaste y no fue suficiente con una sola vez, agotabas otro intento. Y si te encontraste con un oído sordo, también estaban los atentos esperando por tu voz.

No te creas, nos parece lógico la necesidad de encontrar alivio a ese dolor ilimitado e infinito que sentimos. En ocasiones dormimos y al despertar no queremos levantarnos de solo pensar con todo lo que hay que lidiar en el día. Otros en cambio despertamos en el hospital, sabiendo que es un día más para luchar contra nuestra enfermedad; habrá alguien que despierte en la cárcel, para vivir otras 24 horas la pena que le tocó pagar.

A ese sufrimiento que padecemos en menor o mayor grado que tú, le diste una salida que no nos hubiéramos podido imaginar jamás y es porque no fuiste tú quien decidió, aunque hayas pensado que fuiste tú. Lo que tanto odiabas te engañó y partiste sin saberlo.

Tus ganas de querer vivir fueron vencidas por ese desaliento infinito que se apoderó de ti, convenciéndote de que el único alivio estaba en el no vivir.

Entendemos también que las soluciones para los problemas que te atormentaban los veías más lejos que cerca, que no se encontraban en ningún horizonte. Que el futuro que tenías por delante estaba obturado por lo que visualizabas en ese instante.

Tal vez para el sufrimiento la solución es el tiempo, no lo sé. O tocaría solo comprenderlo, porque se trata de un peaje que habría que pagar para pasar etapas, tampoco sé. Pero si aún sigues ahí, considera esto que has leído. (O)