Bolsonaro

- 13 de octubre de 2018 - 00:00

Dicen que la brasilera es la décima economía del mundo, lo que no exime al país de cifras de pobreza que afectan a una enorme población, así como de problemas como la violencia criminal y el deterioro de paisajes naturales como selvas y bosques. A la presidencia de ese país han llegado los otrora héroes y heroínas: Lula da Silva, histórico líder del partido de los trabajadores, que había crecido como un niño descalzo y hambreado en su natal Pernambuco, y que encarnaba los ideales de la resistencia a la dictadura militar, y Dilma Rousseff, exguerrillera, detenida a su tiempo en la cárcel por el mismo poder arbitrario que obró en contra de Lula.

Pero en Brasil fracasó la agenda de los trabajadores y la agenda de la izquierda, que no supo obrar bien al llegar al poder: los dos personajes nombrados han sido procesados por casos de corrupción y su virtual o real encarcelamiento ya no tiene que ver con su militancia política sino con el dinero ilícito que metieron en sus bolsillos. La derrota de quienes administraron mal el poder después de haber vivido trayectorias de lucha abre la puerta a los outsider: el electorado siente que los históricos representantes no lo hicieron bien y, con ello, deposita su confianza en advenedizos. Pero también la abre para políticos que, desde una orientación ideológica distinta, representen un viraje en la política, la ley del péndulo de la que suele hablarse.

Aquel que podría estar a punto de convertirse en el nuevo presidente del Brasil es Jair Bolsonaro (1955), un exmilitar que ha estado metido en la lucha política desde el año 89. Tras haber llegado a la segunda vuelta con una cómoda mayoría de votos (estuvo a punto de hacerse con la presidencia en la primera parte de los comicios presidenciales), no ha dejado de dar declaraciones de índole tan reaccionaria, que causa indignación. Homofóbico, machista e ignorante son algunos de los atributos que caracterizan su discurso y su personalidad. Frente a temas como la homosexualidad, la violencia contra las mujeres, bienestar para embarazadas, derechos para las minorías étnicas y de género, ha declarado tesis repudiables para cualquier conciencia humanista moderna. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: