El grupo Parca difundió su mensaje mortuorio en 4 ciudades mexicanas

- 13 de abril de 2018 - 00:00
El baterista y bajista de Parca, el día de la entrevista con este diario, en Quito. El año pasado publicaron el disco Tierra de muerto, que contiene 8 temas nuevos.
Foto: Álvaro Pérez / EL TELÉGRAFO

El cuarteto compuso una canción dedicada a un amigo asesinado a sangre fría. El tema aborda la impunidad. Lago Agrio, Quito y Ambato son las urbes que visitarán, antes de producir un disco split con Disgrace and Terror.

Ocurrió al final del tema “Powdered flesh” que los españoles Avulsed grabaron en directo, en Madrid. Se puede ver en el DVD Night of the Living Deathgeneration: al concluir la canción, el cantante de la banda llama a uno de los espectadores del show, le toma de una mano y muestra su antebrazo:

—Esto que véis aquí es un tatuaje de Avulsed... Hay que estar loco ya -bromea Dave Rotten-, ¡no me lo hago ni yo!

La escena tatuada es la desmembración de un cadáver que aparece en la portada del disco Altar of Disembowelment, pero también es una declaración de principios: el death metal es cantarle a la muerte y llevarla en la carne, como en los discos y letras de esta música.

Avulsed realizó cuatro conciertos en México, del 15 al 18 de marzo pasados; los acompañó la muerte, claro, pero también Parca, una banda ecuatoriana. Guadalajara, San Luis Potosí, Ciudad de México y Mérida los recibieron a día seguido. De un auditorio a otro viajaron varias horas y lo recuerdan como el viaje más significativo de la agrupación.

Las calaveras decoran el bar que el par de músicos visitan la tarde de un lunes. Cristian Cantuña (batería de Parca) y Francisco Domínguez (bajo) recuerdan que, mientras transcurrían los días, el público aumentaba en cada escenario mexicano.

Parca está integrada por: Necrocoho (batería), Culebra (guitarra), Don Gale (voz gutural) y Batra (bajo). Foto: cortesía de la banda

La rutina era “tocar, descansar y tomar un bus para otra ciudad porque son largas extensiones, jornadas de 6 o 7 horas, en el desierto”, cuenta Domínguez. Sobre la organización de cada evento, el instrumentista destaca el compromiso y del público y agradece que compraban su material, no solo discográfico, también parches, camisetas o pin.

Raúl Galeas es la voz de Parca, mientras que David Castro es el guitarrista. Durante tres años consecutivos, esta agrupación ha llegado a Colombia.

Pereira, Bogotá y Quindío son lugares en los que han presentado los EP titulados Santa muerte y Testigo de muerte y el disco Tierra de muerto.

A estas obras le seguirá un split, con la banda brasileña Disgrace and Terror, (thrash/death) y del que ya han estrenado algunos temas: “Trago pa’l muerto” y “Pena de muerte”.

Este último tema lo compusieron como una forma de recordar a Andrés Viracocha, el joven que fue asesinado el miércoles 7 de junio del año pasado, en la puerta de la farmacia Fybeca, sobre las trasnsitadas aceras de la avenida Amazonas y Patria.

“Habla de cómo estos crímenes quedan impunes ante la sociedad. Hablamos de esto desde un lado grotesco y crudo como una forma de denuncia; no específica del caso, pero en general, de gente conocida, metaleros que han sufrido cosas”, explica Cantuña.

“El infortunio, la injusticia, impunidad es lo que tocamos”, insiste Domínguez, pero lo que crean es más vital de lo que parece. “Las dimensiones de los bares que vimos en esta gira son distintas a las de acá, los escenarios son parte de esos sitios”.

El sábado 17 de marzo, Parca y Avulsed dieron su concierto en el Foro Bolívar, cerca del Museo de Bellas Artes del Distrito Federal. Ese día coincidía con el Festival Vive Latino y el concierto de Asagraum (black metal de Países Bajos). Todos con el letrero de sold out en la entrada.

El baterista de Avulsed, Arjan, pidió prestado un pedal a Cantuña el 15 de marzo, en Guadalajara. Esa repetidora quedó maltrecha, con el resorte roto, sonríe el músico quiteño. Este accidente provocó un retraso en su viaje del Foro Independencia a la sala de conciertos Búnker, de San Luis Potosí, adonde llegaron a tocar, sin tiempo para distracciones.

Enfundado en una camiseta de Avulsed, el mánager de Parca, James Peterson, dice que cumplir cuatro fechas con esa banda española, que aún no ha llegado a Sudamérica, es un logro, algo que no olvidará el cuarteto. “Hay que ser serios para que venga esa banda”, dice Peterson.

La visita de Parca a América del Norte llevó el nombre de su gira, “Viva la Chepa tour 2018”.

El baterista cuenta que  antes de hacer maletas en Quito, cuando armaron la lista de temas que presentarían, dudaban de incluir un tema de Brujería, “La migra”. Al interpretarlo su público los apoyó, incluso el cantante Rotten filmó todo tras bastidores. Peterson hizo otros registros que circulan por la web.

 Más allá de la vida
Para presentar la canción “Santa Muerte”, el cantante de Parca introducía del concepto del grupo, simbolismos que incluyen lo alegórico. “Es que el catolicismo nos ha hecho ver el fin de la vida solo de forma negativa, algo por lo que hay que llorar y lamentarse”, suelta Domínguez.

La visita a Mérida fue desde temprano, el 18 de marzo, por lo cual visitaron un cenote, el depósito de agua manantial que deja ver la luz como al final de un túnel.

El próximo sábado 21 de abril Parca estará en el Chonta Cultura Rock, de Lago Agrio; el 5 de mayo, en el Metal United World Wide (que se transmitirá simultáneamente en varios países) y el 15 de junio, en Ambato. (I) 

Tierra de Muerto

 Último disco

Los artistas invitados al estudio para la grabación de esta placa (Black Dragon Productions) fueron: el guitarrista Carlos Álvarez, el baterista Mario Pantoja y el letrista Daniel Rivas.

Los Bonus de esta edición son “Psiconecro enterrador” y “Santa Muerte”. La agrupación grabó nuevos temas, uno de ellos dedicado a Andrés Viracocha.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: