Publicidad anuncios

Ecuatoriana que huía de violencia familiar falleció en el desierto de México

Una joven de 21 años no resistió la temperatura del desierto de Sonora, cuando intentaba cruzar hacia Estados Unidos
03 de septiembre de 2021 11:25

La joven Jazmín Lema sufría de violencia física por parte del padre de su hija, de tres años, quien tampoco se hacía cargo de la pequeña. Jazmín tomó la decisión de irse de su natal Biblían, en la provincia de Cañar, para reencontrarse con su madre en Queens, Nueva York. El trayecto fue por pasos irregulares entre la frontera de México y Estados Unidos, pero no resistió la inclemencia del desierto y pereció en el camino.

El colectivo 1-800 migrantes, dedicado a brindar asistencia legal a las familias de migrantes ecuatorianos que sufren de coyoterismo y trata de personas, contó la historia de la joven, de 21 años, quien dejó a una infante en la orfandad.

Jazmín tomó la decisión de abandonar el país el 21 de agosto de 2021. Con su actual pareja y su hija pequeña abordaron un vuelo hacia México. El padre de la niña firmó el permiso de salida, a cambio de no pagar más la pensión de alimentos.

El hombre nunca se responsabilizó por su hija, además de violentar a Jazmín, según relata la madre de la joven migrante, Gladys Guallpa. Para evitar que se acercara, Jazmín había solicitado una una boleta de auxilio y así frenar las agresiones. 

Cruzar el desierto

Las investigaciones de 1-800 Migrantes reportan que en México realizaron un largo trayecto para dirigirse hacia la frontera. Desde la capital mexicana viajaron en bus a Guadalajara y luego se embarcaron en otro para llegar en 22 horas a Tijuana, localidad fronteriza con Estados Unidos.

El problema surgió porque en el camino tuvieron que bajarse del bus por un control migratorio. La única opción era caminar por el desierto de Sonora. No tenían agua, comida y la temperatura era muy alta. Jazmín se desmayó y empezó a sangrar por la nariz.

No abandones a mi hija, llévala hasta donde está mami en Queens”, le pidió la joven a su pareja. El hombre no pudo hacer más que dejarla allí y continuar el recorrido en busca de ayuda, con la niña en brazos.  

En un pueblo cercano pidió asistencia de la Policía, pero no hubo una reacción oportuna. Cuando retornaron al desierto hallaron a Jazmín sin vida. La madre de la joven solicitó ayuda a la Cancillería para repatriar el cuerpo de su hija, proceso que podría demorar hasta un mes.

Además, su novio e hija están en albergues en México, a la espera de que se consiga un permiso para trasladarlos a Estados Unidos y cumplir con la última voluntad de la ecuatoriana. 1-800 migrantes señaló que esta es la segunda víctima oriunda del Ecuador en perecer durante un intento de ingreso ilegal a Estados Unidos, escapando de problemas económicos y sociales en su tierra natal.

Contenido externo patrocinado