A los textos no les deben sobrar las comillas ni faltar los sinónimos

- 28 de octubre de 2018 - 04:00

Las comillas son importantes en una narrativa para resaltar textualmente lo que piensa la persona sobre un tema, pero eso no significa que el periodista tenga vía libre para hacer uso y abuso de ellas.

Si una nota va a estar plagada de citas es mejor que el periodista utilice el género entrevista, para ahí sí reproducir todo lo que piensa una persona o experto sobre uno o varios temas de interés.

Los reportajes, con mayor razón, no deben estar plagados de citas porque no resultan atractivos al lector, menos si son masas interminables y pesadas de textos.

En el reportaje de la edición número 49 de la revista Desde Cero, que circula con diario EL TELÉGRAFO, titulado “Optimizar recursos en la oficina trae beneficios a sus finanzas”, en las páginas 4, 5 y 6 se hizo uso y abuso de las comillas y de la palabra etcétera (etc.). En 12 de los 24 párrafos que abarcan el reportaje se emplearon comillas, mientras que la palabra “etcétera” se usó en 7 ocasiones, entre ellas en un párrafo de 15 líneas de cita textual del experto Giovanni Grillo. Incluso, en el cuarto párrafo el autor de la nota se olvidó de publicar el nombre de quien textualmente dijo: “Dependiendo de la actividad, las cuotas de AT y EP son más o menos altas. Por ejemplo, en construcción son muy altas por la elevada siniestralidad del sector. En asesorías y consultorías son bajas, como en cualquier trabajo de oficina”. Además, en el quinto párrafo no se abren comillas pero sí se  cierran al final de lo que señala la consultora Rebeca González Carrasco.

Mientras, en el octavo párrafo (de 18 líneas), el periodistas abrió comillas, pero  se olvidó de cerrarlas.

El periodista debe emplear sinónimos

En las páginas 10 y 11 de la misma edición 49 de la revista Desde Cero, en la nota “Persistencia, pasión y enfoque son la fórmula de Hunter”, se careció del uso de sinónimos: palabras de diferente escritura, pero que expresan lo mismo.

Si se hubieran aplicado los sinónimos, no se habrían repetido, en un mismo párrafo, palabras como viejo, vieja y camioneta, así como el verbo “estar” tres veces seguidas en el cuarto párrafo de la página 4. También faltaron fuentes periodísticas que hablen del tema, entre ellos, clientes satisfechos de Hunter, para evitar el unifuentismo. Finalmente, se requirió indagar más para evitar rellenar el texto con generalidades como: “algunos años”, “varios años” y “muchas veces”.  (O)

______________

Defensoría de las Audiencias, artículo 73 de la Ley de Comunicación.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: