Ecuador, 20 de Junio de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Wilfrido Muñoz Cruz

La percepción económica ¡Gran desafío!

20 de abril de 2024

La economía fuerza tangible - abstracta, se entrelaza con la sociedad de forma compleja. Su percepción juega un papel crucial al condensar elementos sociopolíticos que forjan la imagen que la población tiene de sí misma. Paralelamente algunos sesgos cognitivos como: edad, sexo, nivel educativo, simpatía con el gobierno, medios de comunicación que se relacionan con la apreciación pública de la economía.

El indicador para evaluar el crecimiento es el PIB, que representa el valor de bienes y servicios producidos. Su naturaleza le otorga relevancia ineludible; un incremento es sinónimo de progreso, lo contrario, es falta de orientación de una política económica, mala distribución del ingreso y los recursos productivos. El Papa Francisco reitera en sus intervenciones que la pobreza y la desigualdad son el mayor desafío de nuestro tiempo, plantea como reto erradicar la corrupción y ser sensibles frente al deterioro de la humanidad.

El Banco Mundial ajusta la proyección de crecimiento de Ecuador a 0,7% en 2024, sumado al impacto de la inflación y el incremento del IVA. Se reduce el poder adquisitivo, aumenta el porcentaje de personas con carencia material severa y dificulta la planificación financiera. Indicadores que evidencian una economía estancada, que no genera empleos y los que crea son de mala calidad, lo que propaga una sentencia desastrosa que perjudica la cohesión social.

Otrora, las ideas de Keynes apuntaban a que el ciudadano y sus necesidades esenciales tengan mayor preponderancia que los números fríos de la macroeconomía. Una distribución equitativa del ingreso que incentive el consumo e impulse el crecimiento económico. Varias de estas medidas se han aplicado en contextos distintos y pueden reducir la desigualdad a corto y mediano plazo; aquí en cada gobierno se ofertan milagros, nuevos empleos que concluyen en puro humo demagógico.

El paradigma debe aplicar políticas sociales orientadas a programas económicamente sostenibles e inclusivos. Modelos de Estado, no de los gobiernos de turno. Articular medidas para reducir la pobreza y dar explicaciones en caso de no conseguirlo. Seguridad, educación, salud, vivienda; deben formar parte de una política de crecimiento basado en inversión para el desarrollo. El país debe ir camino a una irrupción económica – del mercado. Acabar con la colección de delincuentes – asilados – camuflados en la aparente persecución, que contaminan y multiplican los conflictos sociales. 

Contenido externo patrocinado