Ecuador expone iniciativa para contrarrestar cambio climático

| 15 de Noviembre de 2017 - 00:00

El Ministerio del Ambiente impulsa programas para el mejoramiento de prácticas agrícolas que retengan humedad del suelo y generen microclimas para diversificar cultivos.

Ecuador es responsable de apenas el 0.15% del total de emisiones de dióxido de carbono; pero desde 1960 registra incrementos en la temperatura máxima del país y también del mar debido al cambio climático que afronta todo el planeta.

Precisamente esta problemática mundial se aborda  esta semana en la COP23 en Bonn (Alemania).

El país en los últimos presenta una reducción de alrededor del 40% de los glaciares de los volcanes Chimborazo, Cotopaxi, Carihuairazo y Antisana.

Por ello, desde 2012, cuenta con la Estrategia de Cambio Climático, la cual fue desarrollada por el Ministerio del Ambiente (MAE) y socializada con los municipios.

El plan contempla tres aspectos básicos: adaptación, mitigación y reducción de emisiones por deforestación.

Dentro del primero está el Fortalecimiento de la resiliencia de las comunidades ante los efectos adversos del cambio climático (Foreccsa); programa que aborda la seguridad alimentaria.

Para ello se capacita a las comunidades en el abastecimiento de agua para sus chacras. Así se construyeron 23 reservorios que incrementaron el almacenamiento de agua en 120.732 m3.

 “El clima cambió. Los días soleados son frecuentes y la tierra luce reseca”, comentó Mercedes Andrango, integrante de la comunidad Pitana Bajo en el cantón Cayambe (Pichincha).

En esta localidad se formó un reservorio de 4.200m3 que permite el riego de 290 ha y beneficia a 102 familias.

A nivel nacional son 3.000 las familias beneficiadas por este programa.

La comunidad de Saraguro (Loja) tienen una estrategia para cuidar el agua potable. El alcalde Abel Sarango comentó que en su localidad se educa a la gente para proteger el líquido vital.

Otro proyecto para combatir el cambio climático en el país es ‘Socio Bosque’, que el ministro de Ambiente, Tarsicio Granizo lo considera una insignia nacional.

La iniciativa -explicó-ofrece ingresos económicos a comunidades y propietarios privados de bosques nativos para  evitar su tala y con el fin de conservar 1,5 millones de hectáreas, las cuales “capturan el CO2 y reducen las emisiones”. Según la Cartera de Estado, la deforestación neta disminuyó en 49%.

Asimismo, Ecuador mantiene el Programa Integral Amazónico de bosques y producción Sostenible (PIA), cuyo objetivo es el desarrollo sostenible en la Amazonía ecuatoriana, que posee el 74% de la superficie de bosques naturales.

El PIA beneficiará, de acuerdo con la Cartera de Estado, a 2 millones de personas, evitará la emisión de 15 millones de toneladas de CO2, mejorará el manejo sostenible de 2 millones de ha y capacitará a 5.000 habitantes de la región.

En cuanto a reducción de emisiones por deforestación y degradación de bosques, el Plan de Acción REDD+ establece lineamiento para conservar los reservorios de carbono, manejo de bosques e incremento de contenidos de carbono de los bosques.

Este programa impulsa un modelo enfocado en las actividades forestales y agropecuarias libres de tala, basadas en la planificación territorial.

 El manejo integral de la tierra -indicó el MAE- incrementará la productividad gracias al acceso a incentivos para la conservación de bosques, transformación productiva e impulso de los bioemprendimientos. 

La meta global del país es reducir las emisiones brutas del gas de efecto invernadero (GEI) en, al menos 20%, hasta el 2025. (I).