El nuevo canciller de Brasil fue un 'socio estratégico' de Chevron

- 15 de mayo de 2016 - 00:00
El mandatario interino, Michel Temer (der.), habla con el ministro de Asuntos Exteriores, José Serra, en el Palacio de Planalto, en la presentación de su gabinete.
AFP

El gabinete de Temer no tiene mujeres, ni negros y ningún miembro tiene un perfil cercano a las masas de los más pobres.

El nuevo canciller de Brasil, José Serra, será el primer no diplomático al frente del Palacio de Itamaraty y tiene la premisa de darle el golpe de gracia a la política Sur-Sur del gigante estadounidense y retomar el comercio con Estados Unidos, desplazado por China como el principal socio comercial del gigante sudamericano.

Serra, candidato derrotado a presidente en 2002 y 2010, finalmente llegó al gobierno, esta vez con la intención de reducir al mínimo el proyecto que siempre combatió, el Mercosur, porque impide a Brasil firmar unilateralmente acuerdos de libre comercio.

El presidente interino, Michel Temer, lo nombró canciller porque Serra fue quien más trabajó para crear un proyecto paralelamente al de Dilma Rousseff en las sombras, durante encuentros en casas de jueces y parlamentarios, en Brasilia.

Serra comparte no apenas el gobierno con Temer, sino los archivos de WikiLeaks en los cuales aparece defendiendo intereses no tan brasileños. Precisamente Serra, según los cables del consulado de Río de Janeiro revelados por WikiLeaks, es el candidato presidencial que en 2010 le prometió a Chevron que iba a cambiar la ley petrolera sancionada por Luiz Inácio Lula da Silva que imponía el régimen de división de lucros y abandonaba el de las concesiones y le daba a Petrobras un mínimo del 30% en la extracción de los campos submarinos.

La información de WikiLeaks apareció sin fuerza en los medios en diciembre de 2010, cuando Lula da Silva se preparaba para pasarle el mando a Rousseff. Pero ahora gana fuerza porque fue Serra el año pasado quien presentó un proyecto, con el aval de Temer, para reducir a Petrobras de la extracción petrolera y la apertura a los players extranjeros. “Mirá, deja a los del Partido de los Trabajadores (PT) hacer lo que quieran por ahora... el modelo actual no va a durar mucho. Nosotros lo volveremos a cambiar”, le dijo Serra, según un cable del consulado estadounidense en Río de Janeiro en 2009, a Patricia Pardal, entonces directora de relaciones con el gobierno de Chevron.

Según el cable, Serra iba a impulsar, en caso de que venciera a Rousseff, el cambio en la legislación de hidrocarburos como quería Chevron. Pardal, de Chevron, le contó su acción de cabildeo con el candidato presidencial opositor a los representantes económicos del consulado estadounidense en Río de Janeiro, de acuerdo consta en WikiLeaks.

Problemas legales

El equipo Temer tiene credenciales para mostrarse eficiente, pero no es un modelo de honestidad. Al menos tres ministros son investigados en el fraude a la petrolera estatal Petrobras, el mayor caso de corrupción de la historia de Brasil. Entre ellos destaca Romero Jucá, ministro de Planificación y presidente del partido de Temer, el centrista PMDB.

El sitio especializado Congresso em Foco, que sigue de cerca las deudas de los políticos con la justicia, detalló que otros dos son hijos de políticos investigados en ese caso y tres enfrentan distintos casos penales.

La agencia AFP publicó que, por otra parte, el gabinete de Temer parece un regreso a mediados del siglo XX porque no hay mujeres, no hay negros y ninguno tiene un perfil cercano a las masas de los más pobres. Lo que se nota es una fuerte presencia de exmiembros del Congreso, responsables de separar a Rousseff del cargo y de colocarlo en el poder. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: