En Cuenca, 70 mil personas vivieron el Pase del Niño Viajero que dio inicio a la Navidad

- 24 de diciembre de 2016 - 17:20
FOTO: Fernando Machado / El Telégrafo

En horas de la mañana, miles de cuencanos y extranjeros residentes fueron parte del Pase del Niño Viajero, una procesión que lleva 65 años de festejos previo a la Nochebuena.

La celebración inició con la colocación de la imagen sobre un altar especial en el atrio de la iglesia de San Sebastián.

La procesión comenzó a las 09:00 desde el sector del Corazón de Jesús y se extendió pasadas las 17:00, en la iglesia del Carmen de la Asunción, sin novedades

70 mil personas se citaron a la procesión, entre estos, niños y adultos que recorrieron la calle Bolívar en sentido contrario, revestidos de pastores, danzantes y mayorales. 

Los organismos de socorro no reportaron mayores incidentes, pues más de 400 personas, entre bomberos, policias, militares y Cruz Roja ayudaron a las personas mayores y niños que desfilaron en un tramo superior a las 25 cuadras.

Según la Gobernación del Azuay se activó alrededor de 100 efectivos de la Policía Nacional para resguardo y control, 50 voluntarios de la Cruz Roja Ecuatoriana, 60 guardias municipales, personal de Secretaría de Riesgos y Municipio de Cuenca, además para atención de emergencias se cuenta con dos ambulancias, dos motobombas del Cuerpo de Bomberos de Cuenca y motocicletas.

María Augusta Muñoz, Gobernadora del Azuay, informó que la pasada se monitorea con cámaras del ECU 911 y drones del Consejo de Seguridad Ciudadana, indicó también que varios representantes de las instituciones de socorro del cantón y provincia se reunieron luego de los barridos a evaluar el operativo en el centro de mando móvil para dar seguimiento al evento a través de cámaras y frecuencias tecnológicas y estar alerta para atender en forma inmediata cualquier eventualidad.

La ceremonia  de cambio de padrinos del Niño Viajero se llevó a cabo con la entrega de la efigie por parte de los policías que la custodiaban a quienes serán sus nuevos guardianes, los miembros de la Tercera División de Ejército Tarqui.

"Es un acontecimiento único que se da en el país", señalaron los ciudadanos que desde las 8 de la mañana ya tomaban posesión de las aceras en el centro histórico de Cuenca, para no perderse este evento que se da cada 24 de diciembre.

El nombre de Niño Viajero se atribuye a que esta imagen recorrió varios países de Europa, incluso, se dice que llegó a Tierra Santa. Cuando volvió a Cuenca, su mantenedora, Rosa Pulla (fallecida), al ver que el Niño regresaba a la ciudad exclamó: "Por fin regresa el viajero", desde entonces se lo conoce con ese nombre.

Una tuitera lo filmó de cerca durante el recorrido:

Los extranjeros que viven en la ciudad también son parte de este acto religioso, algunos de ellos incluso se revistieron para ser parte de esta procesión.

La música es una de las atracciones de este festejo y lo que más se escucha son temas andinos que marcan el paso de grupos de danza folclórica.

Los adultos mayores yacen en las veredas, entretenidos observando todo el jolgorio que se forma por la variedad en diseños de los carros alegóricos, las comparsas y la tradicional danza que evocan algunos grupos.

Las diferentes instituciones de socorro han permanecido atentas para dar atención a lo largo del desfile. Por su parte, la Empresa Pública de Movilidad de Cuenca implementó un equipo conformado por 90 agentes de tránsito, 8 patrulleros, 30 motos y 5 grúas, a lo largo de la ruta de procesión. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: