Sábado, 12 Agosto 2017 00:00 Otros deportes

'Inca Divide', una prueba de fuego para la voluntad

Los capitalinos Felipe Borja (izq.) y Mario Villegas recorrieron 3.450 kilómetros desde el pasado 1 de julio.
Los capitalinos Felipe Borja (izq.) y Mario Villegas recorrieron 3.450 kilómetros desde el pasado 1 de julio. Foto: Carina Acosta / El Telegrafo

Los quiteños Felipe Borja y Mario Villegas terminaron el recorrido entre Quito y Cusco. La lid fue autoabastecida.

Redacción Fanático

Ni la fatiga ni la incertidumbre pudieron contra la voluntad de Felipe Borja y Mario Villegas, los ecuatorianos que participaron en la carrera de ultraciclismo ‘Inca Divide’, que celebró su primer edición con una retadora distancia de 3.450 kilómetros entre Quito (Ecuador) y Cusco (Perú).

Lo primero para ambos fue terminar el recorrido, que exigió un mínimo de 140 kilómetros al día y únicamente por vías de la serranía. Otra de las dificultades fue no contar con equipos de apoyo, por lo que el abastecimiento de alimentos y bebidas, así como de auxilio mecánico, corrió por cuenta de cada uno de los 14 cultores que participaron.

Ellos podían tomar las vías que consideraban convenientes, como  carreteras o caminos de segundo orden, siempre y cuando pasaran por los puntos de control preestablecidos. Su único soporte fue el conductor de una camioneta Toyota Hilux, dispuesto a ayudarlos.

Mario dijo que en este tipo de desafíos no solo cuenta el buen estado físico, sino también la fortaleza mental y emocional. Él pedaleó 200 kilómetros diarios y se ubicó en tercer lugar en la justa.

Entre sus experiencias contó que un día se perdió y le tocó retornar 8 kilómetros para volver a la ruta de la brega. Nunca olvidará a las personas que le dieron posada, entre ellos una pareja de ancianos que lo acogió en su humilde casa de adobe.

Felipe, en cambio, recordó que en un tramo del trayecto se enfermó por comer un atún en mal estado. Se indigestó, pero nunca renunció a continuar. Para salir de los aprietos pidió asesoría médica a través de WhatsApp, pero no siempre le fue fácil porque en algunos sectores no había señal. Felipe llegó en segundo puesto. La contienda fue promovida por el francés Axel Carion, reconocido por el Récord Guinness de unir en 50 días los dos extremos de Sudamérica, con Andreas Fabricius. Carion dijo que en 2018 establecerá un nuevo reto. Se mostró emocionado por el incomparable paisaje que ofrece Sudamérica. (I)   

ENLACE CORTO

En redes