Miércoles, 11 Enero 2017 00:00 Mundo

La industria, que ha sido principal bandera del presidente Enrique Peña Nieto, tiembla

Otra automotriz resta inversiones a México por presión de Trump

El diseñador de exteriores Matt Dunford explica el concepto del vehículo Fiat Chrysler Portal durante una conferencia de prensa en Las Vegas, Nevada.
El diseñador de exteriores Matt Dunford explica el concepto del vehículo Fiat Chrysler Portal durante una conferencia de prensa en Las Vegas, Nevada. Foto: AFP

Fiat Chrysler muda parte de producción a Estados Unidos, después de que la Ford canceló planta. Otros fabricantes de vehículos podrían retirarse del país.

Paula Mónaco Felipe. Corresponsal en Ciudad de México

Donald Trump presiona y México sufre: primero Ford canceló un proyecto de planta, ahora Fiat Chrysler anunció que dejará de producir una camioneta de este lado de la frontera -para hacerlo en Estados Unidos- y podría retirarse si el presidente electo decide aumentar la carga impositiva a la importación de vehículos.

Por medio de un comunicado, Fiat Chrysler informó que aumentará su producción en Estados Unidos con una inversión de $ 1.000 millones  en sus plantas de Michigan y Ohio. Comenzará a fabricar allá la camioneta de carga pesada Ram, que ahora se ensambla en México, y otras dos pick up, con lo cual, según estimaciones, se generan 2.000 empleos.

Pero la mudanza de un producto es apenas el comienzo: Fiat Chrysler Automobiles podría retirar por completo sus inversiones de México si el gobierno de Donald Trump eleva los aranceles a vehículos importados. Así lo indicó Sergio Marchionne, presidente ejecutivo de la compañía: “Es posible, si las condiciones económicas impuestas por el Gobierno estadounidense sobre cualquier cosa que entre al país son lo suficientemente altas como para convertir en no económica cualquier producción en México, tendríamos que retirarnos”.

Agregó que las decisiones estratégicas se conocerán después del 20 de enero, cuando Trump asuma el mando de la Casa Blanca: “Es imposible que me comprometa a una nueva ronda de inversiones a menos que haya claridad. Necesito claridad y reglas (…) Veamos qué pasa tras la llegada del presidente electo Trump y cuál es su posición sobre las importaciones.

La postura del mandatario parece definida, porque hace días presiona a empresas automotrices para que retornen al país como parte de su política proteccionista. Resta definir qué tan altos serán los impuestos a la importación y de ello dependerán las decisiones de fabricantes.

Ahora, México es el terreno más rentable porque hacer un vehículo cuesta cerca del 20% menos que en Estados Unidos; en dinero $ 4.000 de diferencia por unidad gracias al mercado laboral de mano de obra calificada, ubicación geográfica y tratados de libre comercio. Condiciones que permiten la expansión de esta industria, una de las principales apuestas del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Actualmente en el país funcionan 15 plantas automotrices que pertenecen a las marcas Kia, BMW, General Motors, Toyota, Ford, Fiat-Chrysler, Volkswagen y Honda. Además, se proyectaba la construcción de otras cinco en los próximos 5 años.

En poco tiempo, México escaló hasta la séptima posición del top 10 de países con mayor producción de automóviles, siendo el primero de Latinoamérica y el segundo mayor exportador global. En 2015, por ejemplo, fabricó 3’565.469 automóviles, camionetas y camiones con números en ascenso. La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) estimaba que en 2020 la producción anual llegaría a 5’000.000 de vehículos.

El 77% de la fabricación mexicana se vende en el mercado estadounidense, según datos de la AMIA, y así la fortaleza se transforma en debilidad ante el proteccionismo nacionalista que emprende Trump. El sector está en riesgo. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET