EN LA CIUDAD, SEGÚN EL AYUNTAMIENTO, 40.000 CIUDADANOS VIVEN SIN EL SERVICIO

Agua sucia del estero fue llevada frente al Cabildo

| 23 de Marzo de 2016 - 00:00
Moradores de La Chala sacaron agua del estuario con baldes y mostraron la existencia de coliformes fecales.
FOTO: Foto: Karly Torres / El Telégrafo

Los vecinos de La Chala y activistas piden al Municipio de Guayaquil que cubra el déficit de alcantarillado sanitario.

Tachos blancos y grises fueron descargados de un camión estacionado frente al Municipio de Guayaquil. Los recipientes estaban tapados.

Los transeúntes que pasaron en la mañana de ayer por el centro de la ciudad se detenían para conocer el contenido. Elementos de la Policía Metropolitana se acercaron al grupo de jóvenes y adultos que colocaban estos envases en el piso, pero luego se retiraron y observaron de lejos la acción.

Los protagonistas del reclamo fueron vecinos de La Chala y activistas ecológicos. La razón: mostrar al Municipio de Guayaquil la calidad del agua del estero Salado, en el Suburbio porteño. El líquido de los tachos tenía coloración oscura y mal olor.

Antonio Millán, vecino de Barrio Lindo (La Chala), denunció que esa es una muestra de lo que sufren las familias que residen a orillas del brazo de mar. “El estero está contaminado por la falta de alcantarillado. Nos cobran el servicio, pese a que es inexistente”.

El ciudadano denunció que la polución del cauce está originando problemas de salud a los niños del sector. “Enfermedades de la piel y también respiratorias”.

Washington Vera, morador de la zona hace 15 años, observó que uno de los problemas principales es la presencia de palos y plásticos en el espejo de agua.  

Por su parte,  Ronald Vallejo, del movimiento Compromiso Ciudadano por el Rescate del estero Salado, advirtió que hay altos índices de coliformes fecales por lo que pidió al alcalde Jaime Nebot que ejecute un plan de protección del estuario.

Adelantó que están desarrollando un estudio, con voluntarios, con el fin de mostrar cómo está el agua del estero. “Determinaremos el impacto en la pesca. También probaremos que las dolencias gastrointestinales se dan por la falta de tratamiento de las aguas. Hay industrias que lanzan los desechos en el brazo de mar. Queremos que se sancione a las infractoras”.

Hasta el final del reclamo ninguna autoridad municipal atendió a los manifestantes. Un equipo periodístico de este medio de comunicación recorrió el sector, la semana pasada, y observó tuberías que vertían aguas sucias directamente al cauce. Actualmente, de acuerdo con el Ayuntamiento, existen 40.000 viviendas sin alcantarillado en el área de influencia del Salado. (I)