El arquitecto japonés visitó Manta y Portoviejo donde dictó conferencias

Shigeru Ban liderará un proyecto de viviendas emergentes en zonas afectadas

- 05 de mayo de 2016 - 00:00
Foto: Daniel Molineros / El Telégrafo

El arquitecto japonés Shigeru Ban, especialista en la construcción de infraestructura emergente y atención a víctimas de desastres naturales, concluyó ayer su visita a Ecuador. El técnico asiático llegó al país luego del devastador terremoto del 16 de abril, que asoló a varios cantones de Manabí.

La gira inició el pasado domingo por Manta y Portoviejo. En estas ciudades pudo observar que aunque ha habido una atención eficiente en ciertas zonas, todavía hay carencias en otras. En Manta, por ejemplo, algunas familias han improvisado viviendas que no prestan buenas condiciones y necesitan de una intervención.

El lunes Ban dictó una conferencia en el coliseo General Rumiñahui, de Quito, denominada: ‘Mi experiencia en los desastres de emergencia y proyectos de alivio’, que fue organizada por el Colegio de Arquitectos del Ecuador (CAE) y contó con la participación de más de 6.000 personas. También mantuvo reuniones con dirigentes de distintos sectores, para coordinar la implementación de un prototipo de viviendas temporales destinadas a los damnificados.

La labor altruista de Ban inició en 1994 en Ruanda, tras el conflicto que dejó 2 millones de personas en calidad de refugiados. Su gestión estuvo coordinada con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas y consistió en la construcción de refugios, cuyas estructuras eran a base de tubos de cartón.

A esta intervención le siguieron otras en zonas de desastre de Japón, Turquía, India, Sri Lanka, China, Haití, Italia, Nueva Zelanda y Filipinas.

Los principios de diseño, así como el uso de materiales alternativos que Ban aplica son comunes tanto en las  viviendas emergentes como en las infraestructuras exclusivas para clientes privados.

De hecho, la utilización experimental de materiales no convencionales, como el papel, en el diseño de refugios para víctimas de desastres naturales es el que le otorgó reconocimiento internacional y le permitió ganar el premio Prikzter de Arquitectura en 2014.

Según Ban, las viviendas temporales en todo el mundo tienden a presentar malas condiciones; son incómodas y poco prácticas. Por ello su propuesta consiste en generar viviendas dignas y confortables que además son sustentables y de bajo costo.

El diseño en el que trabaja para Ecuador mantendrá cierta similitud con el que creó para Filipinas, pero considerando las condiciones específicas de la zona y los materiales disponibles.

Para la ejecución de este proyecto, se coordinan acciones con universidades, estudiantes, académicos, profesionales de la construcción, empresas privadas y las autoridades locales que otorgarán los espacios y permisos. Sin embargo, señaló que los principales actores en este proceso serán los estudiantes de arquitectura.

Al referirse sobre su experiencia en otras zonas de desastre en el mundo, destacó que si bien hay ciertas similitudes con lo sucedido en Ecuador, lo fundamental es prestar atención a las especificidades de cada localidad para brindar una ayuda apropiada. Resaltó que incluso en nuestro país las afectaciones fueron muy diferentes entre ciudades.

Del mismo modo, indicó que estos factores marcan retos distintos en la etapa de reconstrucción. En el caso del terremoto de Japón ocurrido en 2011, las mayores afectaciones no fueron resultado del sismo, sino del tsunami. Como todo quedó bajo el agua, antes de pensar en reconstruir fue necesario alzar el nivel del suelo. Esto provocó que el proceso se alargue y que todavía no concluya.

Al respecto, Handel Guayasamín, presidente del Colegio de Arquitectos de Ecuador, señaló que el evento vivido en el país debe considerarse como una oportunidad para mejorar las condiciones de las infraestructuras en las comunidades. Señaló que la práctica más difundida en el país es que cada quien edifica a su manera, sin una intervención técnica en el diseño ni en la construcción y tampoco hay una adecuada fiscalización.

“Hay que reemplazar estas tendencias  por construcciones sismo-resistentes, con una arquitectura contextualizada que tenga relación con el sitio”, indicó.

Asimismo dijo que el uso de materiales de construcción debe estar relacionado con los suelos y otros factores del entorno. Guayasamín también anunció que el gremio fue convocado por el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi), para asesorar en la planificación, así como la definición del área territorial, el diseño urbano y el de programas de viviendas. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: