Agricultores que firmaron con exportadoras en diciembre reciben el precio oficial, $ 6,26

Productores sin contrato venden la caja de banano hasta en $ 3,40

| 18 de Septiembre de 2017 - 00:00
Productores denuncian que hay empresas que facturan en el precio oficial, pero pagan valores menores.
FOTO: Foto: Archivo / EL TELÉGRAFO

Existen coincidencias en la necesidad de mantener un valor que evite pérdidas en la temporada baja. La fruta llega a costar $ 12 entre diciembre y mayo.

El banano es el primer producto de exportación no petrolera del país e involucra a miles de personas, por ello el Gobierno estableció un precio de sustentación para la caja de la fruta. Este es de $ 6,26.

El objetivo es que los productores aseguren una rentabilidad todo el año y que los exportadores tampoco salgan perjudicados. Sin embargo, en época baja, o de poca demanda, este precio de la fruta baja.

La mayor demanda de banano es desde Estados Unidos, Europa y Rusia entre enero y mayo, cuando se da la mayor cosecha en Ecuador. Esto, según el presidente de Agroban, Gustavo Marum, es una suerte y es la razón por la que el país sea el primer exportador mundial.

Marum recalca que entre junio y septiembre baja la demanda en los principales mercados, lo que incide en el precio.

Hace un par de meses el valor de la fruta estuvo en el precio más bajo de mercado, no superaba los $ 2. Lo que significó que en las fincas se compre a menos de ese precio, lo que causó pérdidas al agricultor.

Para evitar esos perjuicios el Gobierno dispuso que en diciembre, cuando empieza la temporada alta del banano, los exportadores firmen un contrato anual, que asegure el precio de compra.

El problema surge, porque entre diciembre y mayo el costo de una caja puede llegar a $ 12, pero por el contrato el productor no recibe más de $ 6,26. Por esta situación hay productores que no suscriben contratos y cuando el precio, al contrario, se vuelve muy bajo están en problemas y bajan la productividad.

El dirigente de la Asociación de Exportadores de Banano del Ecuador (AEBE), Eduardo Ledesma, recalcó que por eso es imprescindible que se firmen los contratos.

Considera que es ilógico que los productores quieran recibir precios muy altos en la buena época y que los exportadores les solucionen los problemas cuando el precio cae.

Con esta postura coincide el productor Julio Cruz, quien integra la Asociación de Productores Agrícolas Milagro-Chirijos, quienes producen alrededor de 5.000 cajas de la fruta. Ellos respetan el precio y mantienen contratos permanentes.

Cruz resalta que solo en su sector hay alrededor de 300 productores que generan 70 cajas semanales por hectárea, que no tienen contrato firmado. Eso quiere decir que durante estos meses muchos no tienen ingresos, lo que se traduce en desinversión en las fincas y baja producción. Está consciente del problema, pero recalca que esos mismos colegas recibieron $ 11 por caja, entre marzo y abril.

En la actualidad, los exportadores que no tienen contratos suscritos compran la caja en $ 3,40. Pero el problema es que los pequeños agricultores no venden directamente, sino que lo hacen a través de un intermediario, quien se lleva parte de la ganancia.

Marum señaló que debe ser el mercado el que regule el precio y que lo que se tiene que hacer es abrir la posibilidad de que los productores puedan ganar más en temporada alta y poner un tope en las temporada baja, pero debe ser razonable.

Los agricultores denuncian que exportadoras facturan con el precio oficial, pero no es lo que ellos reciben. Sobre este punto, Ledesma recomendó que se depure a los exportadores que no respeten las reglas fijadas y que se exijan los contratos para no afectar el mercado. (I)