Sábado, 12 Marzo 2016 00:00 Economía

Entrevista / Wilma Salgado / exgerente de la Agencia de Garantía de Depósitos

"Nadie vigiló qué hicieron los banqueros con el dinero congelado"

"Nadie vigiló qué hicieron los banqueros con el dinero congelado"
Foto: John Guevara / El Telégrafo

El 11 de marzo de 1999, en el contexto de una crisis sin precedentes, el presidente Jamil Mahuad declaró el congelamiento de los depósitos mayores a $ 500. Así comenzó “el feriado bancario”.

Redaccion Economía

Hace 17 años, el colapso del sistema financiero ecuatoriano no pudo ocultarse más: miles de cuentahabientes fueron impedidos de disponer de su dinero a voluntad. Wilma Salgado, exgerente de la Agencia de Garantía de Depósitos (AGD), analiza los antecedentes del ‘feriado bancario’ y sus implicaciones.

¿Desde cuándo se generó el proceso que condujo al feriado?

Con las leyes aprobadas en 1994 se efectuó una reforma financiera que implicó un retiro del Estado. Se disminuyó la capacidad de regulación y control que tenía la Superintendencia de Bancos. Se eliminó la fijación de tasas de interés que establecía el Banco Central del Ecuador (BCE).

Se determinó la libre circulación internacional de capitales y se eliminó el control de cambios. Todo esto permitió la concentración del crédito en empresas vinculadas a los banqueros. Y, además, los créditos fueron concedidos sin las garantías establecidas en la ley y, por ello, fueron irrecuperables.

¿Cómo fue afectada la economía?

La banca privada tenía problemas de solvencia que el BCE cubrió otorgando créditos revolventes, es decir, préstamos a corto plazo y con renovación inmediata. Esto facilitó que los banqueros sacaran los sucres para transformarlos a dólares. Se generó así una devaluación violenta de la moneda mediante la cual la crisis se transfirió a la sociedad. Todo esto sucedió en el contexto de una profunda recesión en la cual quebraron más de 3.000 empresas y aumentó el desempleo. Las familias tuvieron que migrar para garantizar su supervivencia.

Se estima que salieron 1 millón de ecuatorianos. La migración tuvo tal magnitud que las remesas se convirtieron en el segundo rubro de ingreso de divisas al país.
¿Qué sucedió con el congelamiento?

El manejo de la crisis perjudicó a todos los ecuatorianos. Dado que los billetes de sucres eran importados, cuando se le agotaron al BCE las reservas de billetes recurrieron al congelamiento de los depósitos, es decir, los ciudadanos estaban impedidos de retirar sus depósitos durante un año. Esto sucedió cuando la cotización del dólar estaba entre 8 mil y 9 mil sucres. Sin embargo, cuando se les devolvió los ahorros a los depositantes, la cotización había llegado a 25 mil. En el mejor de los casos, los depositantes recuperaron la mitad. Pero eso no fue todo.

No fueron los banqueros quienes devolvieron los ahorros. Cuando se decretó el fin del feriado, la mayoría de bancos se declaró en quiebra. Se llevaron los ahorros de los depositantes y los créditos que recibieron del Banco Central. Para ese entonces ya se había creado la Agencia de Garantía de Depósitos. Su objetivo era cobrar a los deudores (a quienes tenían créditos vencidos con la banca quebrada) y  pagar a los acreedores (los depositantes).

¿Culminó entonces el salvataje?

El salvataje continuó a través de la AGD. El Ministerio de Finanzas emitió los ‘bonos AGD’. La Agencia recibía esos bonos y los canjeaba por dinero en efectivo en el BCE para seguir canalizando recursos hacia los bancos. Continuaron los préstamos a los bancos. Esa es la historia básica. La intervención de las instituciones estatales profundizó la crisis. Además, el Estado se hizo cargo de devolver los ahorros y eso implicó usar fondos de todos los ecuatorianos.

¿Las instituciones y normas creadas permitieron una gestión adecuada?

En mi administración, cuando tratábamos de cobrar a los deudores, encontramos que había tantas cuentas escondidas que era imposible manejarlas. Esos escondites existieron por la inoperancia del Estado y por el incumplimiento de la ley. Para dilatar los procesos, los deudores recurrieron a una administración de justicia que estaba descompuesta. No hubo un genuino interés de las instituciones estatales para manejar la crisis.

¿Quiénes y cómo salieron beneficiados del feriado bancario?

Los depositantes no podíamos retirar nuestros ahorros; sin embargo, nadie vigiló lo que los banqueros hicieron con el dinero congelado. Hubo casos impresionantes de bancos que entregaron los últimos saldos en préstamo a sus empresas, a 15 años, sin pagos intermedios y en moneda nacional. Yo encontré estos pagarés a largo plazo, pero las empresas ya ni existían. Nadie sancionó a las empresas vinculadas. Todo quedó en la impunidad.

¿Experiencias como la ecuatoriana se repitieron en otras latitudes?

En Europa, en otro momento, algo similar pasó en Grecia y España. Estas crisis demuestran que la banca y los grandes financistas manejan la economía mundial. En esos países se concedieron créditos a los gobiernos para que salven a los bancos. El pueblo, sin embargo, quedó como deudor (...) Esto reflejó la forma como se suelen manejar las crisis: siempre se cuida el interés de los grandes banqueros. (I)

ENLACE CORTO

Ultimas noticias

Últimas noticias

Google Adsense