A Ecuador solo le falta una pieza para completar el ‘Big Four’

14 de Noviembre de 2017 - 00:00
→Anthrax, uno de los grupos más representativos de este género –junto con Slayer, Metallica y Megadeth–, mañana dará un concierto en la Estación de Cristal del Teleférico, dentro de su gira For All Kings.
FOTO: cortesía

→La banda estadounidense de thrash metal debutará mañana en el Teleférico de Quito. Con un aforo de un millar de espectadores en la Estación de Cristal, el grupo Total Death se encargará de abrir el telón, a las 20:00.

Por Luis F. Fonseca / Henry Andrade

Los grupos estadounidenses Metallica, Slayer, Megadeth y Anthrax son considerados los Cuatro Grandes del thrash metal. Dos de estos ya se han presentado en el país; Anthrax anunció su debut para la noche de mañana y Slayer aún no tiene fecha de llegada.

Estas bandas tienen una forma de componer que se diferencia entre sí. El primer disco de los neoyorquinos Anthrax (Fistful of metal, 1984), por ejemplo, funcionó como una respuesta acelerada dirigida hacia lo que por esa época hacía Metallica (Ride the Lightning, 1984).

Desde entonces, la alineación −siempre un quinteto− ha explorado sonidos con constantes en la interpretación, como la velocidad; y en las influencias, como la herencia británica (Judas Priest e Iron Maiden) a las que se suma el doble bombo del baterista Charlie Benante.

El disco For All Kings (2016) da nombre a la gira que Anthrax inició por el continente y que ha puesto en su mapa a países como México, Paraguay, Brasil y Chile. Esta tarde se presentan en Lima, Perú; en Argentina, una de sus actuaciones fue en el Festival Monsters of Rock, donde una familia ecuatoriana presenció su show por primera vez.

El presentador del programa radial ecuatoriano La Zona del Metal, Santiago Parra, escuchó la decena de canciones que interpretaron en Buenos Aires junto a su hijo, Mateo y su esposa, Aracely Rea. La lista de temas que eligió Anthrax estuvo reducida por tratarse de un festival, por lo cual Parra tiene expectativas sobre el show en Quito: sabe que al ser un concierto en que los thrashmetaleros son cabeza de cartel, su presentación se extenderá incluyendo clásicos y piezas de los últimos años, como hicieron en Santiago de Chile, el pasado domingo.

“(Joey) Belladonna canta de forma increíble, con la fuerza de antes”, recuerda Parra antes de destacar que “la puesta en escena completa su potencia con el guitarrista Scott Ian y el bajista Frankie Bello, que corren de un lado a otro del escenario. Se notan los años y tablas que tienen encima: entran ‘a matar’ y así atraen a la gente”.

Recordar la agitación que provoca ‘Caught in a mosh’ hizo que Santiago se sintiera más seguro, junto a los suyos, en la platea lateral derecha del microestadio de Tecnópolis −donde vio a Anthrax el 4 de noviembre−. Ir a la cancha hubiera sido entrar a un tumulto cuyo movimiento es descrito por el locutor como “un locro en plena ebullición”. La noche en que Mateo Parra, de 14 años, vio a Anthrax, junto a unos 8.000 espectadores, los estadounidenses compartieron escenario junto a grupos como Rata Blanca y Megadeth. Este último grupo se ha presentado 3 ocasiones en Quito, mientras que Metallica ha ofrecido dos conciertos.

“En comparación con la ferocidad de sus pares, la actitud de Anthrax es directamente festiva”, ha dicho el músico y escritor suizo Ian Christe.

Con estilo propio

Dos cantantes de thrash y un rockero de la ‘vieja guardia’ analizan el estilo del grupo.

Érick Álava, vocalista y guitarra líder del grupo guayaquileño Profecía, reitera que Anthrax marca su propio terreno, sin incluir letras de canciones ni portadas de discos oscuras. El músico hace énfasis también en que las letras de los temas se refieren a asuntos sociales y en algunas cosas a hechos cómicos.

Fabricio Salas, cantante y guitarrista de Blasfemia, coincide con Álava en varios aspectos. “Ellos van a un público no tan enfocado en las letras, sino en la música”, explica el compositor, para quien no es necesario que haya similitud entre las voces y estilos de Belladonna, James Hetfield, Tom Araya y Dave Mustaine (el ‘Big Four’).

Juan Carlos Romo es un rockero de vieja data. Tiene dos décadas escuchando este género y sostiene que la banda intérprete del disco Among the living (1987) se mantiene en los primeros sitiales por conservar su estilo.

Reconoce que hubo un leve cambio cuando ingresó a cantar John Bush, empero, Anthrax volvió a sus inicios con el regreso de Joey. “Belladonna es el pilar del quinteto”. A Romo no le gustó la incursión en el rap de ‘I’m the Man’, pero la justifica.

“Seguramente lo hicieron para salir de lo mismo en una época en que aparecieron muchos grupos. Pusieron su propio sello. Eso pegó entre los fans y siguieron”. (F) et

Últimas noticias