La investigación y el MAE

| 26 de Agosto de 2017 - 00:00

El Ministro del Ambiente convocó, la semana antepasada, a una reunión de investigadores involucrados en ciencia relacionada a esta cartera. El propósito, exponer las dificultades que los investigadores tenemos para el quehacer científico en este campo y plantear posibles soluciones.

Cuestión medular y expuesta casi unánime, como problema para desarrollar investigaciones nacionales, fue la serie de requerimientos burocráticos por los que deben pasar quienes queremos investigar. Innumerables permisos por obtener, así como trabas para recolectar información, dificultades en el transporte o exportación, precario acceso a recursos genéticos y otros, empantanan el trabajo de los investigadores. Pedimos agilizar los procesos y normativas, que nos retrasan meses e incluso años, lo cual determina que se desactualice el interés investigativo e innovador de las propuestas.

Frente a este panorama parecería lógico reformar normativas e incluso leyes que entorpecen, a los ecuatorianos, el desarrollo científico. El ministro diferenció las necesidades nacionales de investigación frente a las amenazas internacionales de biopiratería, y el papel que el Estado debe jugar en el control de estos casos, que ya se han producido o podrían producirse. Los investigadores propusimos que se dinamicen derechos vigentes y control de biopiratería, que sirva el registro nacional de investigadores, trabajo de tales investigadores en instituciones acreditadas por el mismo Estado (universidades), y trabajo conocido y ético de grupos de investigación nacional consolidados.

El interés del Estado y su ministro es el estudio de la biodiversidad, el apoyo a la bioeconomía, el problema de la deforestación, el cambio ambiental e impacto de la minería. Existen políticas y líneas de investigación nacional que se harán públicas próximamente y resultarán en una buena guía. Por su parte, los investigadores planteamos que se asigne recursos de investigación para estas áreas y se apoye a grupos nacionales probados, y como política de Estado, alianzas directas con instituciones que puedan solventar las necesidades de investigación prioritaria y que claramente no son biopiratas.

Fue alentadora la apertura del ministro y su grupo de apoyo, y escuchar que mucho ya es revisado y agilizado. Los investigadores confiamos en que, al facilitar procesos, los logros de investigación y las publicaciones científicas que surjan con estas facilidades sirvan para impulsar e incrementar la ciencia nacional y su presencia internacional, que tanta falta hace. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: