Desafíos para la ciencia ecuatoriana

- 27 de Mayo de 2017 - 00:00

Ecuador tiene un interesante movimiento de la producción científica en los últimos 10 años, lo que refleja un cambio de visión sobre la importancia que debe conferir un país al desarrollo de ciencia y tecnología. Falta mucho por hacer, pero la mejora es innegable. Hay para considerar, dos sistemas de información sobre producción científica: Scimago y Scopus, con la mayor base de datos sobre ciencia. Ambos repositorios, con pequeñas diferencias, colocaban a Ecuador en el puesto 95 para el año 2006, dentro del ranking científico de países y en 2016 en el puesto 80. Existe una mejora sustancial: pasamos de 314 documentos científicos publicados, a 2.284; crecimos 727% en producción científica.

Cuando se mide el impacto de la ciencia que se genera en Ecuador, el panorama no es tan alentador. Este impacto se calcula por el número de publicaciones existentes de acuerdo con el número de veces que los trabajos científicos son citados por otros investigadores, esto se conoce como índice h. Tanto en el 2006 como el 2016, Ecuador tiene el mismo índice h: 111. Crecimos en número pero no en calidad. En realidad, solo el 74% de la producción científica corresponde a artículos científicos, el resto son participaciones en congresos, revisiones de temas, libros. Debemos por tanto mejorar la calidad de trabajos científicos.

Las diez áreas de producción científica más numerosas en 2016 tenían a la cabeza a la Medicina, luego Agricultura-Biología, Ciencias de la Computación, Ingenierías, Ciencias Sociales, Ambiente, Genética-Bioquímica, Física, Ciencias de la Tierra, Química. En 2006, a la cabeza Medicina, seguida por Agricultura, Ambiente, Física y Astronomía, Ciencias de la Tierra, Genética-Bioquímica, Neurociencias, Ingenierías, Ciencias de la Computación, Inmunología-Microbiología. Otra cifra que llama la atención es que solo 48 instituciones ecuatorianas producen ciencia.

Se debería retomar las tesis de pregrado, ser enérgicos en no aceptar la barbaridad de que las Universidades se puedan autodefinir solo como de docencia (clases) y no de investigación; se debe inyectar dinero para investigaciones relevantes, reevaluar la calidad de cooperación científica internacional. Tenemos como instrumento importante la aplicación del Código ingenios, las asociaciones público-privadas, reducción de impuestos por aporte a la investigación. Se debe facilitar el funcionamiento de centros dedicados a la investigación, cambiar leyes del Consep, aduanas, entre otras medidas que mejorarán nuestra capacidad de producción científica y subir así en nuestro índice h. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: