Miércoles, 09 Agosto 2017 00:00 Cartas al director

Más humanos

Cartas al Director

A los seres humanos a veces se nos olvida que somos eso: seres humanos. ¿Por qué queremos actuar, hablar o vernos perfectos? Como si fuéramos robots. ¿En qué momento cuando éramos niños nos programaron para creer que todo lo que hacíamos tenía que salir perfecto? Qué diferente sería la humanidad si no nos fijáramos en los bienes materiales, estudios, logros, físico, etc., de una persona. Porque puede tener todo eso, pero carecer de muchas otras que hacen más importante a una persona, como sentir, ser más humano.

Desde los tiempos de Adán y Eva arrastramos la vergüenza. No está mal sentirla, pero cuando nos detiene a hacer o decir cosas, suponiendo que la otra persona pensará mal de nosotros, comenzamos a sufrir por la hipotética respuesta que nos darán. La cual nos llega a frenar muchas veces; ni siquiera nos atrevemos a dar el primer paso y ya nos vimos tal vez fracasando. Es como si tuviésemos vergüenza de vernos como lo que somos: seres humanos que fallamos, que no siempre todo nos sale bien, que a veces nos sentimos mal, y eso nos lleva a aparentar algo que no somos o que no poseemos.

Otra cosa de la que nos olvidamos muy a menudo es el darnos permiso. Darnos permiso para fallar, aprender cosas nuevas, emprender algo que no tiene nada que ver con lo que venimos haciendo.

¿Se imaginan un mundo sin apariencias? Si nos ponemos a pensar para qué sirve aparentar, la respuesta honesta casi siempre será: para agradar a los demás. Pero, ¿realmente eso es lo que queremos?

Samantha Jijón Gagliardo

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense