Sábado, 14 Enero 2017 00:00 Mundo

Los diálogos se retomarán el 18 de enero

Turquía se niega a retirar sus tropas de la dividida Chipre

Edificios abandonados se observan en una zona controlada por la ONU, que separa a Nicosia, la capital chipriota dividida.
Edificios abandonados se observan en una zona controlada por la ONU, que separa a Nicosia, la capital chipriota dividida. Foto: AFP

Las negociaciones de la ONU sobre la reunificación de la isla fracasan. El principal escollo está en la permanencia de 30.000 soldados turcochipriotas.

Redacción y Agencia AFP

Ginebra.-

Pese a las expectativas creadas, la conferencia sobre la reunificación de Chipre celebrada entre los líderes grecochipriotas, turcochipriotas y los tres países garantes -Grecia, Turquía y Reino Unido- esta semana en Ginebra (Suiza) terminó sin acuerdo. Sin embargo hubo el compromiso de continuar las conversaciones a nivel técnico a partir del 18 de enero. Entre los elementos en discordia que hicieron saltar por los aires este último intento destaca especialmente la seguridad.

Según Naciones Unidas, el acuerdo, tras más de año y medio de conversaciones, está muy cerca. De los seis capítulos de los que consta la negociación están cerca de cerrar conclusiones en cinco, “pero hay asuntos que solo pueden concluirse cuando se cierre el de las garantías de seguridad”, explicó el enviado especial de Naciones Unidas para Chipre, Espen Barth Eide.

Ankara mantiene 30.000 soldados -que su ministro de Exteriores define como tropas de estabilidad- en la parte norte de la isla, dividida desde la invasión del Ejército turco en 1974.

Tanto Grecia como Chipre exigen a Turquía que una vez que se cierre un acuerdo el Gobierno turco retire a sus militares. A cambio proponen diferentes soluciones. Que sea el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas el que tenga la posibilidad de autorizar una intervención militar en la isla en caso de conflicto grave o que se despliegue una policía internacional.

“Es obvio que no queremos intromisiones y pedimos que los militares turcos salgan de la isla”, exigió el canciller griego, Nikos Kotzias.

En cambio, Turquía y el líder turcochipriota Mustafá Akinci consideran que la presencia militar turca en la isla es esencial para garantizar la seguridad ante la perspectiva de un Estado reunificado.

El Gobierno turco que lidera el presidente Recep Tayyip Erdogan también dejó claro que no está de acuerdo. “Les hemos dicho a Chipre y a Grecia que no esperen una solución sin Turquía como garante. Estaremos allí para siempre”, advirtió desde Estambul rechazando la idea.

La isla, que cuenta con un millón de habitantes, está dividida desde 1974, cuando el Ejército turco invadió el norte en reacción a un golpe de Estado de chipriotas griegos que pretendían unir Chipre a Grecia, lo que generaba inquietud entre la minoría turcochipriota.

Desde entonces, la República de Chipre, admitida en la Unión Europea en 2004, ejerce su autoridad solo en la parte sur, donde viven los chipriotas griegos.

Los chipriotas turcos viven en el norte, donde ejerce su soberanía una República Turca de Chipre del Norte, reconocida solo por Turquía.

Reparto de presidencias

Ankara y Atenas también discrepan sobre cómo debe funcionar el futuro estado federal, que contará con un estatuto internacional y una sola nacionalidad y el reparto de las presidencias.

Pese al revés, los diplomáticos siguen creyendo que estas conversaciones son la mejor oportunidad para reunificar una isla que lleva dividida más de cuatro décadas. “Mientras el diálogo esté vivo y se den nuevos pasos que permitan ese diálogo, seguiré viendo esperanza”, manifestó el presidente chipriota Nikos Anastasiades.

Antonio Guterres, que auspició las negociaciones en Ginebra en su primer viaje como nuevo secretario general de la ONU, dijo que un acuerdo está cerca, pero advirtió sobre las expectativas de una rápida solución. (I)

--------------------------------

La Operación ‘Attila’ dividió la isla

Dos generaciones nacieron en una 'entidad ilegal'

La isla mediterránea está dividida desde la invasión turca en 1974, que siguió a una tentativa de golpe de Estado inspirada por los griegos. Fue 14 años después de la independencia del Reino Unido en 1960.

La llamaron operación ‘Attila’, el nombre en clave que Turquía le dio a su operativo para invadir Chipre. Comenzó el 20 de julio de 1974 y terminó casi un mes después, el 16 de agosto, cuando las fuerzas turcas ocuparon más de una tercera parte de la isla.

La isla en el este del Mediterráneo quedó dividida. La parte norte es ocupada por Turquía y ahí vive la minoría turcochipriota, que suma casi 20% de la población. En las otras dos terceras partes del territorio, sur, viven los grecochipriotas.

Para garantizar la paz, los Acuerdos de Zúrich y Londres de 1960 otorgaron a Reino Unido, Grecia y Turquía el poder de intervenir en la isla en caso de ruptura del orden constitucional.

Así ha permanecido Chipre durante más de 40 años, pero la división del atolón ha sido uno de los conflictos más intrincados y difíciles de resolver.

El resultado es que dos generaciones de turcochipriotas han nacido en lo que Naciones Unidas llama una entidad ilegal, un enclave considerado una zona gris, tanto política como diplomáticamente.

El objetivo de las nuevas negociaciones de los organismos internacionales es lograr algún tipo de gobierno federal en Chipre, donde el poder esté compartido entre las dos comunidades. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET