Martes, 11 Octubre 2016 00:00 Mundo

Cuba mantiene un contingente de 600 profesionales de la salud en el país caribeño

Casi 10.000 personas murieron por cólera en Haití desde 2010

Una mujer cocina frente a los escombros de su casa destruida tras el paso del huracán Matthew, en Port-Salut, al suroeste de Puerto Príncipe.
Una mujer cocina frente a los escombros de su casa destruida tras el paso del huracán Matthew, en Port-Salut, al suroeste de Puerto Príncipe. Foto: AFP

Tras el paso del huracán Matthew el país está devastado. Hay riesgo de un rebrote de la epidemia que surgió tras el terremoto de 7,3 grados hace seis años.

Agencias AFP y Prensa Latina

Puerto Príncipe.-

Haití sobrevive a las catástrofes naturales que lo golpean una y otra vez. La pequeña isla caribeña aún no acababa de reponerse de la crisis humanitaria que le dejó un devastador terremoto en 2010, y ahora nuevamente se enfrenta a un brote de cólera mortífero.

Hace seis años, el 12 de enero de 2010, un terremoto de 7.3 grados en la escala de Richter sacudió la nación, uno de los más devastadores de su historia. Tras la tragedia se registraron más de 316.000 muertos; junto con eso un brote de cólera posterior acabó con otras casi 10.000 vidas. Una crisis profunda de vivienda, de servicios básicos y sanitarios dificultó que este país se repusiera bien del desastre.

La semana pasada Haití fue nuevamente afectado por un fenómeno natural, esta vez por Matthew, el huracán de categoría 4 más demoledor de los últimos diez años.
Miles de viviendas fueron destruidas, vías colapsadas y grandes zonas del país permanecen aisladas. “Hay un millón de personas en urgente necesidad de asistencia humanitaria”, dijo Mourad Wahba, el coordinador de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Todas las aéreas del sur del país más afectadas mostraban un paisaje devastador, viviendas de zinc derruidas, árboles arrancados y riadas de lodo inundando todo el terreno. En esta zona habitan 1,3 millones de personas, con una tasa de pobreza de entre 60 y 70%.

En Jérémie, la situación era desesperante, mientras que en la bahía de Abricots, a 17 km, los habitantes solo tienen alimentos para 10 o 15 días, dijo David Millet, quien trabajó para la ONG Agrónomos y Veterinarios Sin Fronteras.

En ciertas zonas del territorio hasta en un 80% de los cultivos fueron arrasados, por lo que se espera que la gente abandone las zonas rurales hacia las urbanas, empeorando la situación en los barrios marginales de Puerto Príncipe.

La Protección Civil en su último balance provisional, cifró en 336 los muertos, 4 desaparecidos, 211 heridos y 61.537 personas en albergues. Sin embargo, fuentes de organismos de socorro y autoridades locales aseguraban que las víctimas mortales sobrepasan los 1.000.

Hubo casi 800 mil enfermos

Una de las principales preocupaciones de las agencias humanitarias es un rebrote de cólera. Desde octubre de 2010, meses después del terremoto, la isla reportó más de 790.000 casos de la enfermedad con más de 9.300 muertes, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que aseguró que en su punto máximo, en 2011, los casos de cólera fueron llegando a un promedio de 6.766 casos semanales.

Durante 2016 hasta mediados de septiembre se registraron 28.559 casos de esta mortal enfermedad.

Hace poco la ONU reconoció su implicación en el brote inicial. Según expertos independientes, la bacteria fue introducida por un contingente de cascos azules de la ONU procedente de Nepal.

Marion Mouton, la jefa de proyectos de la ONG francesa Acted en Puerto Príncipe, explica que ahora el huracán Matthew provocó fuertes lluvias y la subida del nivel del mar. Esto ha hecho subir la cota de las letrinas y que emerjan las heces, las que contaminaron las aguas, lo queconstituye un vector de contaminación del cólera importante”.

Las autoridades sanitarias ya informaron ayer sobre varios brotes de la enfermedad que hasta ahora deja 13 muertos y decenas de personas infectadas.

Jean Poncelet, el representante de la OPS en Haití, dijo que las infraestructuras de salud fueron afectadas pero afortunadamente los dos grandes hospitales tienen una capacidad funcional. Según él, hay un riesgo de tener más casos de cólera porque el agua no está tratada y la gente vive en condiciones precarias.

En varios departamentos del país, distintas ONG han distribuido pastillas de cloro y equipos de higiene pero el acceso hacia las zonas más afectadas, sobre todo en el sur y suroeste, todavía resulta difícil.

Para Marion Mouton, “lo más urgente en este momento es tener acceso a los municipios más apartados con paquetes de higiene de primera necesidad que contienen lo necesario para limpiar el agua, pero también instalar nuevas letrinas antes de poder volver a construir infraestructura sanitaria duradera. Hay también un problema de alcantarillado y saneamiento que si no se soluciona, desgraciadamente los brotes de cólera prosperarán”.

Cuba envió a Haití una brigada médica compuesta por 38 profesionales, que trabajarán junto con más de 600 médicos cubanos que se encuentran en esa nación prestando servicios desde hace varios años.

La Organización Panamericana de la Salud por su parte envió a once expertos de su equipo de Respuesta Regional para reforzar las acciones de combate al cólera.

Las promesas de ayuda también se multiplicaban. Estados Unidos anunció el envío del buque USS Mesa Verde con 300 efectivos especializados en emergencias médicas, asistencia y reconstrucción y tres helicópteros, que se sumarán a un personal de 250 y nueve helicópteros ya listos para desplegarse en Haití.

Francia anunció el envío de 60 uniformados con 32 toneladas de ayuda humanitaria y equipo para purificación de agua, en tanto Venezuela, que sufre una severa crisis de desabastecimiento y carencia de alimentos, envió con celeridad tres cargas de ayuda e insumos. (I)

DATOS

El cólera, que puede tener un período de incubación de pocas horas, causa graves diarreas y también puede matar en cuestión de horas si no es tratado a tiempo.

Pese a las paupérrimas condiciones de salubridad de Haití, el país más pobre de América Latina, el cólera había sido una enfermedad inexistente en la isla
hasta 2010.

Un informe de las Naciones Unidas reconoció que fueron tropas de la ONU en Haití (Minustah), llegadas desde Nepal, que propagaron la enfermedad en aquel año, cuando se desató una epidemia que afectó a 800.000 personas y dejó casi 10.000 muertos.

En Nepal, las aguas sin tratamiento de un cuartel de soldados contaminaron un río local y la enfermedad se extendió rápidamente a todo el país. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense