Lunes, 26 Septiembre 2016 00:00 De7en7

Mundo Tecno

La ‘whatsappitis’ daña los dedos, la muñeca y el cuello

La ‘whatsappitis’ daña los dedos, la muñeca y el cuello

El uso intensivo de los dispositivos móviles genera molestias en los usuarios. Las lesiones en el cuello derivadas del uso del ‘WhatsApp’ se acuñaron como ‘cuello de whatsapp’, por ejemplo.

Redacción de7en7

Son numerosos los estudios que alertan sobre las lesiones y los peligros derivados del uso intensivo de los equipos móviles. El estudio Evaluación de tensiones en la columna cervical y postura causadas por la posición de la cabeza (Hansraj, 2014) cifra el peso que debe soportar el cuello debido a esta mala postura, al inclinarnos para leer o escribir mensajes. Algo que debemos sumar a los efectos negativos para muñecas y dedos (la llamada ‘whatsappitis’). Todos estos son algunos de los efectos secundarios de la llegada de las pantallas táctiles a nuestras vidas.

De acuerdo con la revista digital Electrolisisterapeutica, las lesiones en el cuello derivadas del uso del ‘WhatsApp’ se han acuñado como ‘text neck’, o ‘cuello de whatsapp’. Este síndrome se caracteriza por el cuello rígido, en tensión y con dolor (en la zona de los músculos de esa parte y de la columna cervical) y se deriva de una postura de cuello flexionada con posición adelantada de la cabeza.

Un estudio del cirujano estadounidense, especialista en columna, Kenneth Hansraj, incluye una interesante infografía que establece una relación entre la flexión y los kilos que debe soportar el cuello.

¿Cómo calcular y valorar el daño que nos hace el ‘WhatsApp’ en el cuello? El investigador creó un modelo de la columna para el cálculo de estas fuerzas (extraídas en newtons, y después transformadas en libras). Como valores estándar se calcula que la cabeza y el cuello suponen unos 60 newtons (6 kilos) y el centro de gravedad se sitúa 18 centímetros sobre la vértebra C7.

Hansraj concluyó que el peso soportado por la espina aumenta de manera drástica cuando se flexiona la cabeza hacia adelante y se modifica el ángulo. De momento, es el único estudio sobre el estrés del cuello cuando se incrementa el ángulo y se inclina hacia adelante.

Al flexionar el cuello, varía el centro de gravedad y el peso real que debe soportar (hasta 27 kilos con una inclinación de 60 grados).

De acuerdo con el estudio, la posición más eficiente es la de las orejas alineadas con los hombros. El estudio también pone de relieve que las personas pasamos de 2 a 4 horas al día con la cabeza inclinada (para leer, escribir en los móviles, usar el ‘WhatsApp’). Esto supone una media de 700 a 1.400 horas al año, que podría llegar a la cifra de 5 mil horas en el caso de un estudiante.

Sobre las lesiones en los dedos y las manos, las zonas afectadas son pulgares, muñecas o cervicales, y lesiones que podrían derivar en otras de carácter degenerativo. Este tipo de problemas se asemejan a aquellos que antes eran exclusivos “de trabajadores que tenían un movimiento muy concreto de este dedo como las costureras“.

El daño en los pulgares derivado del uso de teléfonos móviles, precisamente, ya fue el objeto de un artículo publicado en 2014, en la revista científica Lancet. En él se acuñó el término ‘whatsappitis’. Según el diagnóstico médico, se trataba de tendinitis en el extensor pulgar de ambas manos.

Este era el caso: una mujer de 34 años que ingresó en urgencias, con dolor en ambas muñecas. Con examen manual se reveló ciertos problemas en  la  movilización del pulgar. No tenía historial de lesiones, y no había realizado ningún ejercicio excesivo en los días anteriores. La lesión en el pulgar se produjo la víspera de Navidad.

 La paciente había estado utilizando su teléfono celular (130 gramos, lo que pesa un iPhone 6) durante 6 horas para poder enviar  mensajes de ‘WhatsApp’ a sus familiares. El primer caso de ‘whatsappitis’ tuvo como tratamiento un antiinflamatorio, adecuado para la paciente (embarazada de 27 semanas) y la abstención de usar el equipo y  transmitir mensajes.

El origen de estas dolencias derivadas del empleo del ‘WhatsApp’ y otros sistemas de mensajería está en el sobreuso y abuso de la articulación pulgar.  La posición para el pulgar (hacia dentro, desplazado hacia la cara interna de la mano) puede derivar en lesión. Quienes más lo sufren son los usuarios habituales o quien utiliza durante mucho tiempo el celular para escribir, por ejemplo, correos electrónicos del trabajo.

Como recomendaciones básicas para evitar estas lesiones, es mejor utilizar el teléfono sentado, apoyar el aparato en la mesa y alternar los dedos de escritura.  También, es conveniente realizar pausas cada 15 minutos, y situar el equipo a la altura de los ojos, para evitar flexionar la columna. Además del teléfono celular, la consola de videojuegos también puede provocar ciertas molestias.

La llamada ‘nintendinitis’ —provocada por usar dispositivos como la consola de juegos Nintendo— fue descrita por primera vez en 1990, y desde entonces se han reportado varias lesiones.

Inicialmente reportados en niños, estos casos se ven ahora en los adultos, apunta el artículo de la reconocida revista The Lancet. El nacimiento de estos trastornos podría remontarse a 1981, cuando se habló de la “muñeca de Space Invaders”, dolor causado por apretar el botón requerido por el videojuego.

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Twitter

epaper

Google Adsense