La pandemia y el nuevo desorden mundial

Abundan las noticias verdaderas y falsas, los artículos y opiniones fundamentadas y desinformadas.
07 de marzo de 2021 06:00

El ser humano, capaz de indecibles proezas y vergonzosas ruindades, ha evidenciado a lo largo de la historia, su resiliencia ante catástrofes y adversidades. Por más de un año viene enfrentando a un ultra microscópico enemigo mega peligroso, que hasta la fecha ha cobrado más de 2,56 millones de vidas de entre los más de 115 millones de casos confirmados, que ha confinado al planeta entero por períodos más o menos prolongados y variables, que ha distanciado a los seres humanos instintivamente gregarios, que ha desnudado las falencias de los sistemas de salud más recomendables, que ha provocado el colapso de los servicios de salud en países y ciudades de todos los continentes, que ha ocasionado el desplome de las economías más ostentosas del orbe, cuyas consecuencias son entre otras: corrupción, desempleo, precarización del trabajo, desborde de la delincuencia, inseguridad y miedo que deviene en terror. Tal es el nefasto impacto de la Covid 19.

Abundan las noticias verdaderas y falsas, los artículos y opiniones fundamentadas y desinformadas, las alentadoras y desalentadoras esperanzas aportadas por el conocimiento científico, que no ceja esfuerzos hasta crear un tratamiento efectivo y una vacuna eficaz contra el virus.

Los enfoques y análisis que pueden hacerse con respecto a este desastre global son diversos: políticos, sociológicos, económicos, psicológicos, religiosos…, mas, vale la pena indagar en la historia. La historia humana se repite. Los adelantos y progresos alcanzados por la humanidad, las cumbres conquistadas por su ciencia y tecnología, literalmente llegan a los cielos. El hombre en su afán irrefrenable por asumir el rol de Dios o suplantarlo, se ha envanecido y deshumanizado hasta cotas de horrísona y macabra crueldad, y es capaz de lucrar de su prójimo, de comerciar con las necesidades imperiosas de los más desvalidos, en el epicentro mismo de la peor pandemia que este mundo haya conocido.

Existe en los registros bíblicos una historia semejante, la de la torre de Babel. El desenlace de este fascinante relato que narra el afán de los humanos por construir una torre tan alta que alcanzara los cielos, es la confusión y dispersión de los hombres que temporalmente desisten de su propósito, hasta el próximo intento. Hoy, vivimos las consecuencias de ese nuevo intento: días aciagos de temor y confusión; padecemos y sobrevivimos los tiempos del “nuevo desorden mundial” de Tzvetan Tódorov. (O)

Contenido externo patrocinado