El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Sáb.17/Abr/2021

Mundo

Tendencias

Los casos positivos de covid-19 se incrementan a diario a un año del confinamiento en Ecuador

El lunes 16 de marzo de 2020, el Presidente Moreno decretó el estado de excepción en el país.
16 de marzo de 2021 09:13

El 11 de marzo de 2020, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, anunció que la nueva enfermedad por el coronavirus 2019 (covid-19) podía ser catalogada como una pandemia.

“La OMS ha estado evaluando este brote durante todo el día y estamos profundamente preocupados tanto por los niveles alarmantes de propagación y gravedad, como por los niveles alarmantes de inacción. Por lo tanto, hemos evaluado que covid-19 puede caracterizarse como una pandemia”, afirmó Adhanom.

Para esa fecha había 118.000 casos en 114 países, y 4.291 personas ya habían muerto.

“Nunca antes habíamos visto una pandemia provocada por un coronavirus. Y nunca antes hemos visto una pandemia que pueda ser controlada, al mismo tiempo", manifestó la autoridad de la OMS.

La epidemia de covid-19 fue declarada por la OMS una emergencia de salud pública de preocupación internacional el 30 de enero de 2020. La caracterización de pandemia significa que la epidemia se extendido por varios países, continentes o todo el mundo, y que afecta a un gran número de personas.

Pero al parecer la OMS se tardó demasiado en caracterizar como pandemia a un virus que se regó como pólvora por el mundo y que ha cobrado millones de vidas.

Estado de excepción en Ecuador

Cinco días después de que por fin la OMS declarara como pandemia esta infección mortal, en Ecuador, la noche del lunes 16 de marzo de 2020, el presidente Lenín Moreno, en cadena nacional, decretó el estado de excepción para evitar la propagación del covid-19.

El Primer Mandatario sostuvo que “estamos enfrentando una ‘guerra’ –refiriéndose a la pandemia del coronavirus declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS)– que ha dejado 7.000 muertos en el mundo y dos en Ecuador. Por ello, es necesario tomar medidas más drásticas para detener su avance. Si no se corta de raíz el problema, podemos llegar a tener más de 800.000 personas contagiadas”, destacó.

“Nadie que esté contagiado entrará por nuestras fronteras”, precisó. Por este motivo, indicó que ahora se debe trabajar en evitar el contagio interno y la única manera es quedándose en casa. “Solo quienes no tienen contacto con otros, están seguros de que no están contagiados”.

El primer caso importado en ingresar a Ecuador fue el de una señora que arribó de España el 14 de febrero. Ella era oriunda de Los Ríos, fue la primera víctima mortal y después falleció su hermana.

Las autoridades sanitarias no estaban preparadas para contener esta pandemia, como no lo estuvieron a escala global. No se hizo un cerco epidemiológico con todas las personas que tuvieron contacto con el primer caso ni se prohibió la entrada o salida a la provincia de Los Ríos.

El miedo se apoderó de los ecuatorianos que se encerraron en sus casas y que tenían miedo de salir hasta a comprar alimentos y medicinas.

La declaratoria del estado de excepción establecía cerrar los servicios públicos a excepción de los de salud, seguridad, servicios de riesgos y aquellos que -por emergencia- los ministerios decidan tener abiertos.

Las tiendas de barrio, los mercados y supermercados permanecerían abiertos. De igual manera, los bancos y todos los servicios financieros seguirían operando normalmente.

En tanto que los hospitales, las clínicas, los centros de salud y las farmacias atenderían de manera continua, y todas las industrias relacionadas con estos sectores, seguirían produciendo en los horarios habituales. Y la lista continúa.

Peo no hubo medida que salvase al país de esta catástrofe y los meses de marzo y abril fueron los más complejos, donde Guayaquil se convirtió en el epicentro de la pandemia, donde los casos sospechosos temían ir a los hospitales por el temor de contagiarse si no lo estaban.

Miedo, fallecidos y hospitales colapsados

En esos meses la gente moría en sus casas y pasaban algunos días para que el carro de medicina legal recogiese a los fallecidos, pues eran demasiados.

Los hospitales declarados como centinelas o covid colapsaron y los muertos -envueltos en bolsas negras- fueron depositados en congeladores, uno encima de otro, para luego ser enterrados algunos sin identificación.

Ese fue el peor escenario vivido en el país, un escenario que saltó a la prensa internacional -con desinformación incluida- ya que no hubo muertos que se quemaron en las calles ni otros que fueran arrojados al mar.

Poco a poco y a medias se fue retomando la nueva normalidad, con límites de aforo en ciertas empresas y negocios, con el requerimiento de siempre tener mascarilla, desinfectarse las manos y mantener el distanciamiento social de dos metros, que se incumple sobre todo en los supermercados.

En enero de 2021, Ecuador recibe al fin el primer lote de vacunas para empezar con la etapa de inmunización a los ecuatorianos, con un plan que privilegia al personal de primera línea, adultos mayores y personas vulnerables.

Un plan que se ha sido cuestionado, pues pese a lo programado, personas que no pertenecían a la Fase 0 ni a la Fase 1 ya fueron vacunadas y eso ha motivado el despido de dos funcionarios del Ministerio de Salud Pública así como una investigación.

Tres ministros de Salud han estado al frente de la pandemia: Catalina Andramuño, quien renunció aduciendo que el Gobierno no le daba el presupuesto que requería para enfrentar el problema sanitario.

Fue reemplazada por Juan Carlos Zevallos, quien renunció antes de cumplir el año, pero privilegió a su progenitora -dentro de la fase piloto- y la inmunizó, por lo que fue cuestionado. También invitó a rectores de universidades del país a ser parte del plan de vacunación, lo que algunos rechazaron. Otro cuestionamiento para el exfuncionario, a quien se le exigió transparentar la lista de inoculados, lo que nunca hizo.

Rodolfo Farfán fue nombrado Ministro de Salud en reemplazo de Zevallos, tampoco ha transparentado la lista de vacunados y aparecen ahora los beneficiados con la vacuna del Club Rotario.

En medio de los meses más críticos de la pandemia que fueron marzo y abril se descubre una estela de corrupción en los hospitales de la red de salud pública, en la compra de insumos médicos, fundas para cadáveres.

Contagiados y fallecidos

Llegamos a un año de la declaratoria del primer estado de excepción con 16.240 fallecidos por covid-19 hasta este lunes 15 de marzo de 2021, 302.498 casos confirmados, 263.164 casos recuperados y con un alta hospitalaria de 33.469.

Pese a todas las medidas establecidas por el Comité de Operaciones de Emergencia Nacional (COE), las medidas de bioseguridad hay un incumplimiento por parte de la ciudadanía, sobre todo en los feriados, cuyo resultado se ve en dos semanas con los nuevos casos positivos.

Hasta el momento Pichincha es la provincia con más casos confirmados: 104.438, le sigue Guayas con 38.572, Manabí con 22.814, Azuay con 18.131, Loja con 11.151.

Las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) sobre todo de la capital han sobrepasado el límite de asistencia y por ello han tenido que derivar pacientes a otras provincias como Guayas.

A un año del confinamiento para evitar la propagación del SARS-CoV-2 en el Ecuador, le queda al próximo Gobierno la tarea de acelerar el proceso de vacunación para inmunizar al 60% de la población. (I)

Te recomendamos

Las más leídas